Hoy

El Presupuesto regional crece en 230 millones para pagar facturas del SES

Un empleado de una farmacia extremeña busca un medicamento en los estantes
Un empleado de una farmacia extremeña busca un medicamento en los estantes / j. m. romero
  • La Junta aumenta la partida destinada a endeudamientoen 211 millones de euros para dar cobertura a los préstamos del FLA

Se aprobó en abril y en junio ya se había modificado. El Presupuesto autonómico para 2016 crece en cerca de 230 millones de euros como resultado de las medidas adoptadas para pagar facturas pendientes, especialmente la suscripción de nuevos créditos con cargo al Fondo de Liquidez Autonómico y reducir la deuda comercial del Servicio Extremeño de Salud (SES). En consecuencia, la subida implica un aumento de la partida que recoge las previsiones de endeudamiento, que sube en 211 millones de euros.

La Asamblea de Extremadura aprobó el pasado 1 de abril unos Presupuestos para la Junta dotados con casi 5.196 millones de euros (contando con todo el sector público se pasaba de 5.197 millones).

Según se desprende de la información publicada por la Administración regional, antes de que acabara el segundo trimestre, a 30 de junio, el Presupuesto de la Junta de Extremadura ya ascendía a 5.434 millones de euros gracias a una modificación de crédito por importe de 227,5 millones de euros.

Las modificaciones de crédito son añadidos a un presupuesto que pueden proceder de distintas fuentes. En este caso, la mayor parte, 211,5 millones, corresponde al capítulo en el que se recogen los ingresos que recibe la Administración regional por préstamos y otros instrumentos financieros. De esa forma, de una previsión inicial de 469 millones de euros se pasa a 680 millones. De esa cantidad, a 30 de junio se habían formalizado ingresos por importe de 408,6 millones de euros.

El aumento del Presupuesto de la Junta en el apartado de ingresos tiene su reflejo en los gastos. Aumentó en 235,2 millones (también se han producido modificaciones a la baja en otros capítulos, lo que deja el resultado final en 227,5 millones) el capítulo en el que se recogen las transferencias que hace la Administración regional a otras entidades o a particulares, ya que también abarca el pago de subvenciones.

En su mayor medida esos fondos han ido a parar al SES, que en el mismo informe relativo a 30 de junio de este año contabiliza un aumento de dotación de casi 211,3 millones de euros (prácticamente coincide con la subida de la partida de endeudamiento público). De esa forma, el presupuesto de la sanidad extremeña pasa de 1.532,2 a 1.743,5 millones de euros.

Esos nuevos ingresos han ido a parar prácticamente en su totalidad a gasto corriente, donde se enmarcan los costes ordinarios de funcionamiento. Este capítulo del SES crece de 325,5 a 536,7 millones de euros. Una aportación necesaria para afrontar sus pagos, que al mes de junio ya ascendían a 331,5 millones de euros. Es decir, a mitad del año ya había consumido más de lo previsto inicialmente para todo el ejercicio.

La Consejería de Hacienda y Administración Pública de la Junta de Extremadura señala que estas modificaciones de crédito obedece a la necesidad de incluir en los Presupuestos 2016 los ingresos procedentes del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), que en lo que va de año ha supuesto para la Administración regional un compromiso de ingresos de 467 millones de euros en forma de préstamos. Algo más de 247 millones corresponden a la cobertura del déficit de 2015, es decir, a pagar lo que no se pagó el pasado ejercicio. La mayor parte de estas operaciones se ha suscrito en el segundo trimestre del año.

El dinero de los mecanismos estatales de financiación ha permitido a la Junta pagar facturas pendientes, de ahí que su destino final haya sido el SES, donde se acumula la mayor parte de la deuda comercial del sector público autonómico. Esa carga se ha convertido en deuda financiera, lo que ha obligado a modificar los Presupuestos 2016 para dar cabida a esos ingresos extraordinarios. Hacienda añade que con la aportación realizada a la sanidad extremeña se esperan cubrir todas sus necesidades de gasto para el año 2016.

Esto evidencia que la Administración regional no es capaz de asumir con fondos propios el pago de su deuda comercial y se ve obligada a concertar nuevos préstamos. En este caso, acude al FLA gracias a que mejora las condiciones del mercado. Pero eso implica someterse al control del Ministerio deHacienda y a realizar un plan de ajuste.

Como en 2015

La decisión adoptada por la Junta en el segundo trimestre del año es muy similar a la que tuvo lugar a finales de 2015. Tal como evidencia la información publicada por la Administración regional, el capítulo de endeudamiento pasó entonces de 554,6 millones de euros, la previsión inicial, a 766,4 millones. La ejecución real fue más allá y llegó a 789,5 millones.

Al igual que ahora, ese incremento se debió a las cantidades recibidas con cargo a los mecanismos estatales de financiación, que el pasado año aportaron a la Junta 757 millones de euros con cargo al Fondo de Facilidad Financiera y 9,7 millones por el Fondo Social.

En la misma línea, el destino de esos préstamos también fue el SES, que a finales del pasado año incrementó su presupuesto en 235 millones de euros (la misma cuantía en que creció el capítulo de endeudamiento de la Junta) para gastos corrientes (como el pago de fármacos en hospitales), transferencias corrientes (pago a farmacias por recetas) y personal.