Hoy

Ibarra pide unidad a los dirigentes regionales del PSOE para hacer frente a Rajoy

vídeo

Alfonso Guerra y Fernández Vara en la presentación del libro de Rodríguez Ibarra / HOY

  • El expresidente extremeño dice estar más preocupado por su país que por su partido tras las declaraciones de Vara que irritaron al entorno de Sánchez

El expresidente extremeño Juan Carlos Rodríguez Ibarra dijo el jueves en Badajoz que si los siete gobernantes autonómicos que hoy tiene el PSOE se reunieran «y le hicieran frente al señor Rajoy, recibirían la llamada del secretario general (Pedro Sánchez) y el aplauso unánime de los militantes socialistas». Lo dijo rememorando la etapa iniciada en 1996, cuando el PP de Aznar le arrebató el gobierno al PSOE y solo quedaron tres presidentes autonómicos socialistas (Bono, Chaves y el propio Ibarra), los cuales se reunían a menudo para hacerle frente al gobierno de Aznar.

Además añadió que la estabilidad del país le preocupa más que lo que ocurra en su partido.

Ibarra hizo el jueves estas declaraciones junto a Alfonso Guerra, otro histórico del partido que lo acompañó en la presentación del libro ‘En nombre de la rosa’, dos volúmenes que recopilan 117 artículos aparecidos en prensa firmados por el expresidente extremeño.

Rodríguez Ibarra coincidió en el acto con su sucesor, Guillermo Fernández Vara, tras los comentarios de éste el pasado lunes que irritaron al entorno del secretario general del partido, Pedro Sánchez. Al día siguiente varios dirigentes socialistas –Susana Díaz, Alfredo Pérez Rubalcaba o Carme Chacón, entre otros– salieron en defensa del dirigente extremeño apelando a la libertad de expresión dentro del partido a través de las redes sociales.

Esto se ha interpretado como una disensión interna en el PSOE. Con un bando que quiere que haya gobierno en Madrid cuanto antes a través de una abstención socialista –aunque nadie lo admita explícitamente– que daría el poder a Rajoy, y los partidarios de la corriente oficial liderada por Sánchez que prefiere bloquear la investidura del candidato popular y cuyo eslogan es ‘no es no’, lo que impide formar gobierno y podría provocar otras elecciones.

Ibarra también fue preguntado por el caso de los ERE de Andalucía, ahora reactivado tras la petición del fiscal de seis años de cárcel para el exdirigente del PSOE José Antonio Griñán. Según el extremeño esto ocurre cada vez que hay unas elecciones en Andalucía. Preguntado sobre si cree que habrá unas terceras elecciones generales dijo que «por la acusación del fiscal parece que sí».

Ibarra no se pronunció de manera tajante sobre la posibilidad de dejar gobernar a Rajoy o bien tratar de encontrar aliados en otras formaciones que lleven al PSOE a la Moncloa con solo 85 escaños, su resultado electoral más pobre. Sin embargo, tanto él como Guerra durante sus intervenciones resumiendo el contenido del libro fueron muy críticos tanto con el nacionalismo que busca la secesión, como con la formación de Podemos –Guerra cree que «el grupo populista de moda es una creación de la derecha para dividir a la izquierda»–, los cuales tendrían que aliarse inevitablemente con el PSOE para sumar la mayoría de escaños necesaria si Sánchez aspirara a presidir el gobierno.

Guillermo Fernández Vara, artífice del revuelo montado en la familia socialista con sus declaraciones en una televisión a principios de semana, huyó ayer de los micrófonos y prefirió no hacer declaraciones. A última hora, durante la firma de ejemplares, Ibarra alertó del peligro que tienen hoy día las redes sociales para expresar las opiniones y añadió a un pequeño grupo de periodistas que «el PSOE tiene 137 años, de los cuales más de cien lo hemos pasado en la oposición y estamos acostumbrados, por lo tanto no estoy excesivamente preocupado por mi partido, sí por mi país».

El acto tuvo lugar en la sala ‘Ámbito Cultural’ de El Corte inglés y asistieron numerosos dirigentes socialistas, tanto concejales como diputados nacionales y autonómicos.