Hoy

La UCO viaja a Badajoz para investigar la desaparición de Manuela Chavero

La UCO viaja a Badajoz para investigar la desaparición de Manuela Chavero
/ HOY
  • Los investigadores han creado un equipo en el que también trabajan los especialistas del Grupo de Personas de la Guardia Civil de Badajoz

El pasado 8 de septiembre, Día de Extremadura, el director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, hizo una visita a La Coruña para reunirse con los responsables del equipo que investiga el caso de Diana Quer, la chica de 18 años que desapareció el 22 de agosto en una pequeña localidad gallega.

Desde el instituto armado explicaron que el director general acudía a Galicia para interesarse por las investigaciones que se estaban llevando a cabo. Tras la visita, el propio Fernández de Mesa confirmó que los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, con sede en Madrid, estaban haciendo todo lo posible para averiguar el paradero de una joven.

La reacción del máximo responsable de la Guardia Civil a nivel nacional parecía razonable. No en vano, el caso de Diana Quer es el que mayor interés suscita estos días en los medios de comunicación de todo el país. Pero esa reunión de alto nivel también puso al descubierto una sustancial diferencia entre ese caso y el de Manuela Chavero, que falta de casa desde el 5 de julio.

En este caso no ha trascendido que se haya producido la visita de ninguna autoridad a Monesterio en los más de dos meses que lleva desaparecida.

El caso Chavero no ha acaparado tantos titulares a nivel nacional, pero sí reúne bastantes similitudes. Casi desde el minuto cero, sus familiares están convencidos de que no se marchó voluntariamente y creen «al 99,9% que alguien se la ha llevado contra su voluntad».

La desaparición de Manuela Chavero, como la de Diana Quer, ha sido declarada de «alto riesgo», pero los recursos que se han empleado en su búsqueda no son los mismos. La familia de la vecina de Monesterio solicitó el 24 de agosto que los especialistas de la UCO se incorporasen a la investigación.

Esa solicitud la hicieron 50 días después de la desaparición y la reacción del Ministerio del Interior no se hizo esperar. La Comandancia de la Guardia Civil de Badajoz ha confirmado que a finales de agosto los agentes del grupo de élite de la Guardia Civil crearon un equipo conjunto en el que también se ha integrado la Policía Judicial de Badajoz.

Desde la Comandancia de la Guardia Civil de Badajoz se explica que en este caso se ha seguido el protocolo habitual, por lo que el mismo día que recibieron la denuncia comenzaron a interesarse por el caso los agentes adscritos al puesto de Monesterio. Pocas horas después se desplazó el capitán de la Policía Judicial de Badajoz a esta localidad del sur de la provincia para poner en marcha la investigación, en la que también han participado los componentes de la Unidad de Policía Judicial de Zafra. Es esta unidad la que tiene encomendadas las investigaciones de los delitos más graves (robos, atracos, agresiones graves...) en la zona de Monesterio.

Los agentes de Zafra también han recibido el apoyo constante del Grupo de Personas de la Policía Judicial de Badajoz, que cuenta con tres agentes especializados en desapariciones, homicidios y asesinatos. Ellos son los que lograron esclarecer, tras nueve años de investigación, la muerte de una vecina de Cristina que apareció cosida a cuchilladas.

Su compromiso con la investigación y su valía queda acreditada en casos como este, pero otras fuentes consultadas por HOY ponen de manifiesto una evidencia: julio y agosto son malos meses para este tipo de casos porque es la época en que los agentes tienen vacaciones.

Esas mismas fuentes evidencian que la entrada de la UCO en este caso se ha producido mucho después que en el de Diana Quer. Si en el de Manuela Chavero han tenido que pasar casi dos meses para ver sobre el terreno a los agentes de la UCO, en el de Diana Quer apenas transcurrieron un par de semanas. «El problema que tienen los especialistas que han venido de Madrid es que todas las personas a las que van a preguntar ya han sido tocadas varias veces y ahora todo el mundo tiene en su cabeza una versión de lo que ha ocurrido. Con un verano de por medio es difícil encontrar testimonios valiosos», indica una de las fuentes consultadas por HOY.

La Comandancia de Badajoz confirma que los investigadores de la UCO llegaron a finales de agosto, pero aclaran que la Unidad Central Operativa ha prestado apoyo técnico desde el primer día. «Ellos son quienes tienen acceso a los medios tecnológicos y desde el primer día están participando en la investigación».