Hoy

El juzgado investiga a dos directivos del SES por presuntas coacciones

Cristina Teniente
Cristina Teniente / HOY
  • Instruye la denuncia presentada contra ellos por el excoordinador de la Unidad de Emergencias de Badajoz

Ignacio Maynar y Nuria Cendrero, director de Atención Primaria y coordinadora de Equipos de Atención Primaria de Badajoz, respectivamente, han sido citados a declarar el próximo 27 de octubre por el Juzgado de Instrucción número 4 de la capital pacense. Lo harán en calidad de investigados por un presunto delito de coacciones contra el que fuera coordinador de la Unidad de Emergencias, Juan Antonio Cordero Torres.

Su denuncia fue interpuesta a comienzos de julio y la jueza ha decidido abrir una instrucción tras admitirla a trámite. Para determinar si el excoordinador ha sido o no coaccionado.

Según el escrito que ha puesto en marcha el proceso judicial, Juan Antonio Cordero, quien fue nombrado coordinador de la UME de Badajoz en 2011, ha sido objeto de una campaña de acoso desde el pasado febrero. Fue entonces cuando tanto él, como coordinador, y los otros seis médicos de la Unidad de Emergencias mantuvieron una reunión con el gerente Dámaso Villa y los dos cargos investigados, quienes informaron a los facultativos de su intención de corregir la situación que se llevaba produciendo tiempo en el equipo por supuestos pagos irregulares, presuntamente por haber disfrutado de libranzas que no les corresponderían.

Los médicos expresaron su disconformidad y pidieron que se emitiera la resolución administrativa pertinente al respecto. De momento, esta no se ha producido, pero después de esa primera reunión, según el relato del abogado del excoordinador, Manuel Villalón, se fueron produciendo otras individuales durante el mes de abril. Cada uno de los seis médicos del equipo fue citado por los dos cargos investigados ahora para proponerles que instaran a Juan Antonio Cordero a dimitir y animándoles a ocupar este cargo.

«Llegan a proponer a los doctores que si consiguen que el coordinador dimita se reducirían esas horas (las disfrutadas de forma indebida supuestamente) o incluso se olvidaría el tema, en una evidente proposición para delinquir», señala textualmente la denuncia.

El contenido de estas reuniones individuales fueron recogidas en actas notariales, a instancias de los médicos. Y en las mismas, algunos de los facultativos dejan constancia de que preguntaron a Maynar si tenía algo en contra de Juan Antonio Cordero. «Respondió que no, pero que sí contra su hermano Remigio y su cuñada Amparo (ambos dirigentes de Podemos)», detalla Villalón.

Estas actas notariales forman parte ahora de las pruebas documentales que se han adjuntado a la denuncia. «También la grabación de una conversación en términos similares que Juan Antonio Cordero mantuvo después con los dos directivos y Dámaso Villa», añade el abogado del excoordinador. Todo ello será analizado en la instrucción que comienza, fruto de la denuncia interpuesta el pasado julio, pocos días después de que Cordero fuera cesado.

Reacciones

El Grupo Parlamentario Popular exigió ayer la dimisión inmediata de los dos cargos de confianza del SES que están siendo investigados por el juzgado. Según dijo Cristina Teniente, la dimisión es precisa porque existe la sospecha de que lo que hay detrás de la investigación judicial en marcha «es una persecución política».

El portavoz de Podemos, Álvaro Jaén, señaló ayer que Vergeles, en la valoración que realizó sobre la investigación en marcha, ha sido «imprudente» al acusar al trabajador de haber «malversado fondos», un delito muy grave sin haber aportado pruebas e instándolo, por ello, a acudir a los tribunales si tiene alguna.

Por último, el portavoz del Grupo Socialista, Valentín García, considera que el excoordinador tiene derecho a pedir en los juzgados lo que considere oportuno, pero ha emplazado a esperar las sentencias porque, según apuntó, puede haber «sorpresas».