Hoy

De Hervás a Chile y de la obra civil a la Alcaldía

Acabar con el paro. El desempleo entre los ciudadanos de Hervás es la principal preocupación de la alcaldesa. :: andy solé
Acabar con el paro. El desempleo entre los ciudadanos de Hervás es la principal preocupación de la alcaldesa. :: andy solé
  • Patricia Valle Corriols Alcaldesa de Hervás

  • El extranjero le cambió la vida. Tras trabajar en otro país se dio cuenta de que quería mejorar su pueblo

La de Patricia Valle Corriols (PSOE), alcaldesa de Hervás, es la historia de muchos jóvenes que debido a la crisis económica dejaron su tierra para buscarse la vida en el extranjero. Ingeniera agrónoma por la Universidad de Castilla y León, casada y con una hija, en el año 2012 salió de la localidad cacereña de Hervás para coger un avión y empezar una nueva en vida en otro país, Chile. La empresa del sector de obra civil en la que trabajaba le propuso un nuevo proyecto en el continente americano y aceptó. No tuvo más remedio porque la otra opción era el paro.

Allí estuvo un año, tiempo suficiente para darse cuenta de lo que tenía, pero sobre todo de lo que le faltaba. «Cuando tienes una hija, mandan otras prioridades», comenta Patricia, quien tras volver, decidió montar su propio despacho de estudios técnicos y emprender otro nuevo camino.

Así, hasta el año 2015, cuando se presentó como candidata del PSOE a la Alcaldía de Hervás, un pueblo de 4.000 habitantes que se considera el principal centro de actividad comercial de la comarca del Valle del Ambroz. «Cuando me fui al extranjero y vi la cantidad de gente formada que hablaba varios idiomas y que no podía labrarse su futuro en un país como España, me di cuenta de que quería cambiar las cosas desde dentro», afirma Valle Corriols.

Entonces pasó a formar parte de la militancia del Partido Socialista y luego llegó la propuesta de convertirse en candidata a alcaldesa. «Me lo pensé un mes y finalmente acepté», detalla al tiempo que añade que «es un sacrificio y sobre todo una responsabilidad porque hay que luchar por todo aquello por lo que tus vecinos han confiado en ti».

Desde el 13 de junio de 2015 es alcaldesa y confiesa que para ella la política no es vocacional. «Lo veo como algo temporal. Cuando empecé en la Alcaldía solicité la posibilidad de desarrollar mi labor empresarial y el pleno no me reconoció ese derecho, por lo cual cerré mi despacho», apunta antes de referirse a los momentos más gratificantes de su actual cargo. «Me quedo con las pequeñas cosas que me aportan los vecinos. Cuando solucionas sus problemas, la satisfacción es inmensa».

Y una de esas cuestiones es la misma a la que se tuvo que enfrentar ella cuando cogió las maletas y empezó un nuevo viaje. El trabajo es lo que más le preocupa. Aunque Hervás es uno de los pueblos más turísticos de la zona norte de Extremadura, supera el 30 por ciento de paro y, según destaca, el Ayuntamiento es la empresa del pueblo que más contratos realiza al año gracias a planes de la Junta de Extremadura, la Diputación y el propio Consistorio.

«Esos planes normalmente son temporales y no podemos estar poniendo parches a la situación continuamente. Hace un año inauguramos un polígono industrial que estamos intentando incentivar para que vengan nuevas empresas. También queremos hacer una residencia nueva y, además, estamos trabajando para que el sector de la madera, de gran tradición en Hervás, se mantenga», explica.

Dice que para ello trabaja, junto a su equipo, las 24 horas del día. «Acabamos de estar en Córdoba en una reunión de la Red de Juderías, otro de los grandes atractivos de este municipio», añade para aludir a un ejemplo del tiempo que pasa fuera de casa por hacer el trabajo de alcaldesa, un cargo para el que tiene dedicación exclusiva y por el que cobra 1.500 euros al mes.

«Ahora tengo menos tiempo para disfrutar de mi familia, pasear por el campo y leer, mis grandes pasiones», comenta. Dice que una de sus prioridades ahora es Hervás y sobre su futuro en la política prefiere no vaticinar nada. «En esta vida no hay que cerrarse puertas, hay que abrirlas siempre», afirma esta mujer de 39 años que opina que la juventud en un cargo de estas características no le ha pasado factura, aunque sí confiesa que ser mujer en puestos así «es más complicado».

Y es que para Patricia hay muchas cosas que cambiar. En cuanto a las diputaciones, defiende su existencia porque «para los pueblos pequeños son vitales», aunque matiza que no se debe permitir la duplicidad de trabajos y si es necesario reorganizar las funciones.

Respecto a la situación actual de formación de Gobierno en España, lanza un mensaje. «Estoy enfadada como ciudadana. Si en los municipios pequeños hemos sido capaces de dialogar, no entiendo por qué no lo hacen los políticos a nivel nacional. Hay que dejar nuestros intereses en un cajón y pensar en los ciudadanos».

PERFIL

Nombre. Patricia Valle Corriols.

Edad. 39 años.

Formación académica. Ingeniera agrónoma.

Ocupación laboral. Tiempo completo en la alcaldía.

Sueldo del ayuntamiento. 1.500 euros.

Años en política. Desde 2015.

Aficiones. Pasear por el campo y leer.