Hoy

Surgen grupos que intentan crear sus propias escuelas alternativas

  • Proliferan en la región colectivos de educación libre, aunque de momento se limitan a las etapas no obligatorias de la enseñanza

Al margen del Paideia de Mérida no existe en Extremadura ningún otro centro de educación libre para niños mayores de seis años, que es cuando empieza la enseñanza obligatoria. Por toda la región están proliferando grupos que aplican diversos métodos de educación alternativa, como el Montessori, el Waldorf o el Kuman, pero son tan solo para niños en etapa infantil (de 0 a 6 años).

Algunos de estos colectivos están intentando constituirse en el escuelas legales de Primaria para satisfacer la demanda de padres que prefieren no llevar sus hijos a colegios tradicionales y no pueden o no quieren educarles en casa. Varios han iniciado los trámites ante la Junta de Extremadura, pero se encuentran con barreras casi insalvables. La principal es que la Consejería de Educación no está dispuesta a admitir la apertura de centros educativos que no sigan el currículum oficial. El Paideia queda al margen porque funciona gracias a un permiso administrativo que le fue concedido en los años setenta para impartir la EGB, lo cual explica que los alumnos permanezcan allí hasta los 14 o 15 años.

Entre esos grupos, promovidos por familias que aspiran a crear un colegio, se encuentra el Espacio Libre Candil, de Badajoz, donde este último curso han acudido 18 niños de entre dos y cinco años. Una de las madres, Sandra Gadea, admite que, aun en el improbable caso de que la Junta les diera luz verde, necesitarían una fortísima inversión para poner la escuela en marcha. El dinero tendría que ser aportado íntegramente por los padres, algo hoy por hoy inviable.

Otros colectivos extremeños que cuentan con centros para niños en etapas de Infantil son Alaire Espacio Libre, en Cáceres, Rooter School, en Zafra, o La Escuelita del Bosque, en Acebo. También ha habido experiencias en Hervás y Villanueva de la Vera. En Plasencia va a abrir el próximo curso Bubu, una iniciativa privada puesta en marcha por Isabel Martín Hernández, graduada en Educación Infantil, que en principio será únicamente para niños de 0 a 3 años y donde se va a seguir el método Montessori, el cual busca el desarrollo del individuo de forma autónoma. «Luego intentaremos crecer y claro que al final nos gustaría acabar siendo un pequeño colegio, pero es muy difícil porque eso requiere de grandes inversiones», indica la promotora.

De forma paralela a estos centros existe también formación para padres y docentes en diversos métodos alternativos de educación. La asociación Impara, también de la capital pacense, ha organizado un curso de 400 horas para septiembre sobre este método con presencia de expertos internacionales. «Es sobre todo para profesionales de la educación, pero también para padres y madres», señala Jelen Trujillo, una de las organizadoras.