Hoy

Sierra de Gata y Hurdes son las zonas de alto riesgo con intencionalidad más acusada

El origen de los incendios en las Zonas de Alto Riesgo de Extremadura es diferente, si bien detrás de la mayoría de ellos se encuentra la mano del hombre.

En Sierra de Gata es clara la intencionalidad como causa principal, igual que en Las Hurdes, a pesar de que en esta última comarca se producen pocos incendios en el cómputo de los totales de la comunidad.

Los valles del Ambroz y del Jerte junto con La Vera y el área del Tiétar son las que registran un mayor número de incendios y la intencionalidad en todos los casos es alta, al mismo tiempo que aumentan las conductas negligentes que acaban en fuego. Un patrón que se repite en Villuercas-Ibores-Jara, donde a pesar de su orografía abrupta, que la dispondría a fuegos por causas naturales como los rayos, estas últimas no se elevan por encima del 2 por ciento de media generalizada en Extremadura, frente a Las Hurdes y La Siberia, que son los destinos en los que las tormentas producen más fuegos.

En La Siberia se registran pocos incendios y las causas se reparten prácticamente a la par entre la intencionalidad y la negligencia, lo mismo que en La Serena.

En Tentudía y Sierra de San Pedro se observa un repunte del origen por conductas negligentes, que es la causa principal en los que se producen en el entorno del Parque Nacional de Monfragüe, mientras que en la zona central de Badajoz, donde la mayoría son intencionados, hay un repunte de las negligentes y en la de Cáceres, las causas desconocidas ocuparían el primer lugar, seguidas de las intencionadas y negligentes.