Hoy

Extremadura impone una multa de 42.000 euros a Carrefour por el precio del aceite de oliva

  • En 2014 la empresa de distribución lanzó una oferta en la que vendía el aceite por debajo del coste de producción

La Consejería de Economía e Infraestructuras de la Junta de Extremadura acaba de imponer una sanción de multa de 42.120 euros contra Carrefour S.A. por una denuncia presentada por UPA ante la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA) por venta con pérdidas de aceite de oliva virgen.

Así lo ha asegurado UPA-UCE Extremadura que también ha indicado que esta nueva multa se suma a la que la Comunidad de Madrid y la Región de Murcia impusieron contra El Corte Inglés y a las denuncias que los olivareros han formulado en los últimos días contra Día por nuevas ofertas abusivas con el "oro líquido".

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos presentó esta denuncia en enero de 2014, basándose en un estudio de mercado que demostraba que no se podía vender aceite de oliva virgen por debajo de los 2,20 euros/litro sin incurrir en pérdidas. En ese momento, Carrefour lanzó una campaña ofreciendo aceite a 1,89 euros/litro.

La organización agraria ha mostrado su alegría por una multa que por vez primera "rompe la barrera de los 3.000 euros" y tiene una cuantía superior que "se acerca más" al perjuicio económico que la venta con pérdidas provoca en el sector productor.

"Las ofertas a precios por debajo de coste son muy dañinas para el sector", ha advertido, ya que "sólo buscan atraer a los consumidores por el bajo precio", ignorando el hecho de que sirven para "marcar precios del producto al principio de la campaña al condicionar la posición del resto de operadores de la distribución".

En esta nueva sanción, la Junta de Extremadura ha tenido en cuenta "la solvencia económica de la empresa de distribución, la intencionalidad acreditada, la duración de la campaña y el volumen de facturación del gigante de la distribución".

UPA ha vuelto a hacer un llamamiento a todos los Gobiernos autonómicos para que hagan cumplir la que impide la venta a pérdidas como ya están haciendo Extremadura, Madrid, Murcia, Asturias o Galicia, e impongan sanciones "de una cuantía suficientemente disuasoria" por estas actuaciones.