Hoy

Las Medallas premian la solidaridad, la cultura y la educación

fotogalería

Discurso ciudadano en el Teatro Romano de Mérida. / Brígido

  • El cineasta Reyes Abades animó a sentir el orgullo de ser extremeño y pidió mejorar la promoción que se hace de la región

La divulgación científica, la educación, la cultura y la solidaridad fueron premiados anoche en el Teatro Romano de Mérida en el acto de entrega de las Medallas de Extremadura.

El naturalista villanovense José Luis Pérez Chiscano, licenciado en Farmacia pero reconocido por su dedicación a la botánica, destacó que «Extremadura merece que se le admire por su naturaleza». Por ese motivo, pidió que se respete esa riqueza. «Tenemos una responsabilidad grande para conservarla».

El Centro Universitario Santa Ana de Almendralejo fue creado en 1969 por Mariano Fernández-Daza, marqués de la Encomienda, para promover la cultura y la educación. Hoy ofrece cuatro grados universitarios oficiales. Su directora, Carmen Fernández-Daza, compartió la distinción con profesores y alumnos y recordó a su padre, quien «no soportaba que por la imposibilidad de comprar libros sus vecinos no pudieran disfrutar del gozo de leer».

La Federación Extremeña de Folclore nació en 1985. En la actualidad está formada por 84 agrupaciones que conservan y difunden la tradición regional. Su presidente, Francisco Muñoz, ensalzó ese trabajo y recalcó que «no hay evolución sin tradición, no hay evolución sin folclore». En esa labor brilla el grupo Acetre, con el que comparte la Medalla de Extremadura. Uno de sus integrantes, José Tomás Sousa, tuvo palabras para los músicos que, pese a las dificultades, siguen adelante con su creatividad.

El incendio que asoló la Sierra de Gata en agosto del pasado año obligó a evacuar a 3.840 personas de Acebo, Perales del Puerto y Hoyos. El Ayuntamiento de Moraleja les acogió en sus instalaciones. Su alcalde, Julio César Herrero, recibió en representación de la Corporación municipal un reconocimiento que «nos recuerda qué significa estar en el mundo siendo extremeño, que la vida se construye desde el tú a tú».

La solidaridad también fue premiada en la figura de las agrupaciones locales de voluntarios de Protección Civil de Extremadura. Juana Curiel, de Navalmoral de la Mata, agradeció el galardón en nombre de «una gran familia» cuyos componentes «damos nuestro tiempo libre, nuestra experiencia y nuestros conocimientos y esfuerzo, muchas veces no reconocido».

Reyes Abades emocionado

El acto de entrega contó con el discurso del especialista en efectos especiales Reyes Abades en representación de la sociedad extremeña. Muy emocionado, recordó su niñez en Castilblanco, donde empezó a trabajar con 8 años, y su emigración a Madrid, donde con 18 se inició en el cine. Afirmó que hay que sentirse orgulloso de ser extremeño y de representar a una tierra de personas luchadoras y emprendedoras para la que pidió más promoción.