Hoy

José Antonio Monago. :: hoy
José Antonio Monago. :: hoy

Hacienda y el PP discrepan sobre la decisión de cerrar el Presupuesto

  • Monago asegura que fue iniciativa de la consejería, pero esta insiste en que la exigencia llegó del ministerio

El presidente del PP extremeño, José Antonio Monago, dijo ayer que al contrario de lo afirmado por la consejera de Hacienda, Pilar Blanco-Morales, el cierre del ejercicio presupuestario de 2106 el 31 de agosto no ha sido una imposición del Estado, sino una propuesta del propio Ejecutivo regional. En la rueda de prensa posterior al comité de dirección del PP, Monago respondió así a la consejera extremeña, que el pasado viernes aseguró que el cierre presupuestario era una exigencia del Gobierno para cumplir con los objetivos de déficit, aunque no afectaría al normal funcionamiento de servicios como sanidad y educación.

Según Monago, la consejera falta a la verdad, ya que en una carta que le remite el Ministerio de Hacienda y Presupuestos a la Junta de Extremadura el pasado 28 de julio, se recoge literalmente que la anticipación del cierre es una propuesta que parte de la Administración regional, una cuestión que la consejera «ocultó» a los extremeños, según dijo.

Además, el líder del PP extremeño afirma que Pilar Blanco-Morales también falta a la verdad cuando asegura que no afectará a servicios públicos como la Sanidad, ya que el cierre del ejercicio presupuestario conlleva paralizar obras en infraestructuras sanitarias que se lleven a cabo con cargo a recursos propios.

Ante esta situación, con un presupuesto que ha tenido cuatro meses de vida y puesto que incluía 41 medidas que propuso el PP fruto del acuerdo con el PSOE, Monago anunció que pedirán la comparecencia de la consejera en la Asamblea para conocer el grado de cumplimiento del mismo, del que dependerá la postura que este partido tenga de cara al de 2017.

Por su parte, la Consejería de Hacienda y Presupuestos insistió ayer en que fue el Ministerio de Hacienda el que propuso a Extremadura y a otras regiones anticipar el cierre del ejercicio presupuestario de 2016 con el objetivo de estabilizar el déficit, como así también lo había hecho el propio ministerio.

Fuentes de la consejería salieron así al paso de lo dicho por Monago. Según estas fuentes, en una de las reuniones periódicas que los gobiernos regionales tienen con la Administración central, el secretario de Estado de Hacienda, Antonio Beteta, les comunicó que su departamento iba a cerrar el presupuesto como medida para atajar el déficit, lo que obligará también a las regiones. Además, argumenta que el 31 de julio varios medios de comunicación se hicieron eco de la exigencia del Ministerio de Hacienda a varias comunidades incumplidoras con el objetivo de déficit de que cerrasen la contabilidad.