Hoy

Más de 9.000 personas en Extremadura están diagnosticadas de esquizofrenia

  • La asociación madrileña de pacientes Amafe ha puesto en marcha una campaña para enfatizar aspectos como la esperanza de los enfermos en su recuperación

Alrededor de 400.000 personas conviven en España con el diagnóstico de esquizofrenia, de las cuales 9.071 son extremeñas, según datos de la asociación madrileña de pacientes Amafe, que ha puesto en marcha una campaña nacional para enfatizar aspectos como la esperanza de los enfermos en su recuperación.

Según este colectivo, el primer episodio psicótico suele ocurrir entre los 16 y 23 años, etapa en el que el joven está dando sus primeros pasos en el desarrollo de su proyecto vital.

Por ello, ha puesto en marcha un proyecto que pretende ser un #PuntoDeInflexión en la actitud de estos jóvenes, ya que considera que se hace necesaria que las personas recién diagnosticadas crean en su propia capacidad de superación, retomen el control de su vida y afronten con actitud positiva su recuperación.

El proyecto, además, tiene como objetivo acercar el colectivo de personas con esquizofrenia a la ciudadanía de pleno derecho.

#PuntoDeInflexión incluye una campaña en redes sociales que pretende llegar a los jóvenes a través de uno de sus canales de comunicación más afines y utilizados, así como una guía informativa, cercana y positiva, que les orienta en sus primeros pasos tras el diagnóstico y aporta otra perspectiva ante el desaliento inicial para favorecer que recuperen las ganas de luchar y de vivir.

Así, la guía, escrita de una manera sencilla, ofrece información sobre la esquizofrenia y sobre cómo afrontarla en un tono cercano y, sobre todo, muy positivo, con recursos gráficos que incluyen mensajes de confianza y animan a tomar decisiones y a recuperar el control de la propia vida.

Actualmente los expertos apuestan por la detección y atención temprana en psicosis y en esquizofrenia para favorecer el proceso de recuperación, "que suele definirse como un proceso único, muy personal, que pasa por el cambio de actitudes, valores, sentimientos y metas", según Amafe.

Además, debe abordarse de manera global, desde el tratamiento farmacológico hasta la rehabilitación psicosocial con incidencia en aspectos como la participación comunitaria, la orientación académica y laboral y la creación de un proyecto de vida con sentido y definido por uno mismo, sin olvidar a la familia y allegados, claves en todo el proceso.