Hoy

Los sindicatos agrarios proponen que los jornaleros ganen un 6% más en tres años

Recogida de frutas en las Vegas Bajas del Guadiana. :: hoy
Recogida de frutas en las Vegas Bajas del Guadiana. :: hoy
  • Arranca la mesa negociadora del convenio del sector para intentar cerrar un nuevo acuerdo

MÉRIDA. Representantes de los trabajadores y de los agricultores y ganaderos inician la negociación formal para intentar dar vía libre a un nuevo convenio regional del campo. El anterior, aplicado en los años 2013, 2014 y 2015, ha expirado y se busca su actualización. Como siempre, el principal escollo se presenta en el coste de los jornales. Los sindicatos proponen de inicio que haya un incremento salarial del 6% en tres años y se vincule al crecimiento del PIB. En el anterior convenio, el incremento porcentual aprobado fue de un 1,7% también en tres años. Los empresarios agrarios emplazan a una próxima reunión, el próximo jueves 21, para dar su respuesta.

El convenio regional del campo es un referente a la hora de regular las condiciones laborales entre agricultores y ganaderos y los jornaleros. Aunque en bastantes ocasiones el salario que se paga por cada jornal supera al mínimo recogido en el propio convenio, las dos partes valoran ese texto como punto mínimo de partida para abordar ese aspecto y otros vinculados al trabajo en el campo.

También es importante porque se trata del convenio cuya aplicación afecta a más personas, un mínimo de 60.000, las inscritas ahora en el régimen agrario, aunque la incorporación durante las campañas de personas en paro procedente de otros sectores hacen disparar esa cifra de 60.000 trabajadores.

La mesa negociadora del convenio regional del campo en Extremadura se ha constituido contando con la presencia de los sindicatos UGT y CC OO y las organizaciones agrarias UPA-UCE, COAG Extremadura, Apag Asaja y Asaja Extremadura, que representan al empresariado agrario. Ayer, en la sede regional del sindicato ugetista en Mérida, tuvo lugar un primer encuentro en el que se presentaron las propuestas por parte de los trabajadores.

Ocho millones

«No va a haber ningún problema en pequeñas modificaciones del convenio aún vigente que tienen que ver con prácticas agrarias que han quedado obsoletas y otros aspectos técnicos. La negociación básicamente se ceñirá a la subida salaria», admitía ayer a HOY Francisco Rodríguez, responsable de la Federación agroalimentaria de CC OO.

Rodríguez enfatiza que se trata de «dignificar» el trabajo en el campo, que cada año mueve en Extremadura ocho millones de jornales, y lograr un convenio regional que vaya acercándose cada vez más a los de territorios vecinos al extremeño como son las provincias andaluzas (allí hay convenios del campo provinciales) y Castilla y León. «Somos los que peor convenio del campo tenemos de España. No solo ya respecto a regiones potentes en el campo como Murcia o Valencia sino a otras que están pegadas a nosotros. Hay que avanzar en superar eso», clama el responsable de CC OO.

Francisco Rodríguez enfatiza que las grandes empresas agroalimentarias, «y no la mayoría de los agricultores y ganaderos de la región que se consideran también como empresarios, se frotan las manos porque ellas aplican escrupulosamente los salarios de los convenios porque son muy bajos y eso que, objetivamente, también perjudica a los agricultores y ganaderos. Por eso le pedimos un ejercicio añadido de comprensión para mejorar un convenio».

«Plantear una subida salarial vinculada al crecimiento del PIB nacional de cada año y que rondaría el 6% en tres años no es ninguna barbaridad. Se ajusta bastante a las condiciones actuales. Confiamos en que sea posible el acuerdo», finaliza.