Hoy

La andaluza Dcoop sopesa absorber Acorex para seguir creciendo

Pleno de ayer en la Asamblea de Extremadura en la última sesión de este año. :: j. m. romero
Pleno de ayer en la Asamblea de Extremadura en la última sesión de este año. :: j. m. romero
  • Los partidos políticos se unen en la Asamblea para pedir que la empresa extremeña mantenga en la región su poder de decisión

La Agrupación de Cooperativas de Regadío de Extremadura (Acorex) está más cerca de una fusión por absorción con Dcoop. El grupo cooperativo andaluz, uno de los mayores del país, contempla hacerse con la compañía extremeña para continuar su senda de crecimiento y abrir nuevos mercados.

Acorex está contra las cuerdas, con pérdida de volumen de negocio, la venta de algunos de sus principales activos y la salida de tres de sus cooperativas más punteras. Una de las soluciones que se plantea es la unión con una compañía más grande, para lo que se llamó a la puerta de Dcoop, antigua Hojiblanca, el mayor grupo de Andalucía con presencia también en Castilla-La Mancha y Extremadura(254 cooperativas y 75.000 agricultores y ganaderos).

Dcoop espera que Acorex haga una propuesta, que después trasladará a su consejo rector y a sus cooperativas asociadas. Hasta ese momento no se puede hablar de negociación. Pero en los últimos días se han dado nuevos pasos, y el grupo andaluz ya habla de una posible unión para ganar más terreno en las áreas en la que es líder (como el aceite de oliva virgen) y afianzarse en sectores donde está por detrás del grupo extremeño (como los cereales).

Dcoop condiciona el acuerdo a la aprobación de sus cooperativas y de los socios de Acorex, a los que plantea formar parte de la mayor empresa agroalimentaria española. La fórmula a seguir sería la fusión por absorción, siguiendo la línea de otras operaciones similares.

Desde 2003 el grupo ha llevado a cabo doce fusiones, más de una al año. En 2014 ya ha acometido dos, la más importante con Bodegas Asociadas Cooperativas (BACO), de Castilla-La Mancha. En Extremadura ya tiene presencia a través de la cooperativa olivarera San Antonio de Padua en Malcocinado.

Declaración en la Asamblea

La posible fusión entre Acorex y Dcoop llevó ayer a una declaración institucional en la Asamblea de Extremadura, en la que todos los partidos políticos se unieron para pedir que la compañía extremeña mantenga en la región su poder de decisión.

El secretario primero de la Mesa de la Asamblea, el diputado de IU Alejandro Nogales, leyó en el último pleno del año un texto consensuado en el que se muestra el apoyo al sector cooperativo en general y a Acorex en particular.

«El sector cooperativo extremeño es un sector estratégico para la comunidad autónoma», indica la declaración, «pues contribuye a la generación de riqueza, empleo, desarrollo y fijación de la población en el medio rural». Por ese motivo, considera «imprescindible conservar la identidad y la autonomía» de las cooperativas extremeñas.

En el caso de Acorex, la Cámara regional destaca que es la primera empresa del sector agroindustrial extremeño y la quinta agraria del país, por lo que pide que «siga siendo una entidad extremeña y conserve la capacidad de decisión por la que ha marcado su destino desde que se constituyera en el año 1985».

Por último, el Parlamento regional hace un llamamiento a «agricultores, ganaderos, trabajadores de todos los ámbitos cooperativos y sociedad extremeña en general, para que muestren, al igual que lo hacemos nosotros, su voluntad y deseo para mantener la extremeñidad, autonomía y capacidad de decisión de Acorex y de todas las cooperativas de nuestra comunidad». Con esta declaración se espera reconducir la marcha de Acorex, que se encamina a una fusión con Dcoop. Pero la decisión final dependerá de los agricultores y ganaderos socios de ambas compañías, al margen de movimientos políticos, que no dejan de ser considerados una injerencia. Paradójicamente, la postura de los partidos contra la operación puede suponer el empujón definitivo para que se concrete, según fuentes del sector.