Hoy

La cúpula de Acorex planteará otra vez a sus socios que presten fondos

Pérez (actual presidente de Acorex), Aceitón (director general) y Traver, expresidente del grupo.
Pérez (actual presidente de Acorex), Aceitón (director general) y Traver, expresidente del grupo. / BRÍGIDO
  • Fija una asamblea general para el día 18 en la que se tratará la delicada situación financiera y la realidad del grupo tras el abandono de San Isidro

La convulsión remueve de nuevo a Acorex. La noticia adelantada por HOY de la petición de baja solicitada por la cooperativa San Isidro, de Miajadas, la que más peso tiene dentro del grupo cooperativo por facturación y número de socios, dispara la incertidumbre entre los cooperativistas y fuerza a la dirección del grupo a una reunión informal con algunas cooperativas para intentar lanzar un mensaje de tranquilidad, relativizar el impacto de la salida miajadeña e intentar lograr que los socios sean prestamistas, algo que rechazaron hace cuatro días. Se ha convocado una asamblea general para el lunes 18 que adquiere una nueva dimensión tras la situación generada por la salida de San Isidro y en la que los directivos de Acorex volverán a intentar conseguir que los socios acepten prestar dinero, por un valor del 10% de su facturación media de 2008 a 2012.

Acorex se rompe de forma efectiva (en la práctica ya lo estaba hace meses) y su cúpula retoma una práctica que hizo desde mediados de julio, para, entonces, preparar la asamblea en la que se aprobaron las cuentas de 2013, cuentas con pérdidas y una caída notable de la facturación._

A su sede en Mérida acudieron ayer algunos representantes de cooperativas, sobre todo de las de menor tamaño y alineadas con la dirección, aunque también acudió Amalia de Sajonia, una de las grandes. Por parte de Acorex estuvo su subdirector general, Juan Ignacio Díaz.

Con los pagarés que se deben empezar a pagar (el 20% de la cosecha entregada por sus socios), el rechazo a suscribir un préstamo participativo y la noticia de la marcha de San Isidro se unen ahora y la dirección debe plantear alternativas para tener liquidez y solvencia. HOY se dirigió ayer tanto al director general, Juan Luis Aceitón, como a Díaz para conocer su opinión sobre la decisión de la cooperativa de Miajadas. No encontró respuesta alguna.

La intención de los ejecutivos de Acorex es intentar convencer a los socios para que presten dinero al grupo, aunque si se aprueba finalmente, la medida no es de obligado cumplimiento. Por ello llevarán otra vez el asunto a la asamblea del día 18 para buscar transmitir un mensaje de confianza. En esa cita también se minimizarán por parte de los dirigentes del grupo los efectos del abandono de San Isidro, la sociedad que más factura de Acorex, con una media anual de 30 millones.

El silencio oficial que contrasta con la ebullición interna en sus 42 cooperativas. La Agrícola de Medellín, a través de su gerente, Teresa López, desmintió a este periódico que los agricultores de esta pequeña sociedad hubieran aprobado en asamblea salirse de Acorex como había trascendido en el municipio.

Rescate y plan

«Esto es un grave problema que se viene viendo desde hace mucho tiempo y que no se ha querido abordar con la claridad que se tendría que haber abordado desde el primer momento por parte de quien tendría que estar para echar una mano», terció ayer Lorenzo Ramos, secretario general nacional de UPA, en el debate de la crisis de Acorex. «Este es un tema que quien tiene que tomar las decisiones son los socios. Nosotros tenemos que intentar meternos lo menos posible en estas cuestiones pero la Administración tiene que estar para ayudar. Los agricultores han dicho en asamblea (martes 5) que no pueden poner dinero para el grupo sinceramente porque no lo tienen», concretó.

Cuestionado ayer en Canal Extremadura sobre si lo que pedía era el rescate de Acorex por parte de la Administración (la Junta tiene prestados 10 millones al grupo además de mantener capital en otras empresas participadas), Ramos señaló que «la sensación que tengo desde fuera es que la han rescatado porque están tomando decisiones. He hablado con presidentes de cooperativas y me han dicho que por parte de la Junta están tomando decisiones y todo lo que se hace (en Acorex) tiene que ser con el visto bueno de gente» del Gobierno regional. «Hombre, si se rescata que se rescate echando una mano y sobre todo que se ponga en encima de la mesa el dinero que ahora mismo se necesita», agregó.

HOY preguntó ayer al Ejecutivo regional sobre la realidad del grupo cooperativo y, en concreto, la marcha de San Isidro. La Junta de Extremadura no la valoró. Especificó, eso sí, que la decisión de apoyar con 10 millones a Acorex está condicionada desde el primer momento al cumplimiento del plan de viabilidad que se aprobó «y a día de hoy se está cumpliendo de manera correcta».