Los despedidos de Tragsatec preguntan a la dirección el uso de un millón de euros

Algunos de los despedidos de Tragsatec en la protesta de esta mañana en Mérida. /
Algunos de los despedidos de Tragsatec en la protesta de esta mañana en Mérida.

Es el dinero que la Junta ha aportado de más a la campaña de saneamiento aunque hay 59 trabajadores menos para la misma

CELESTINO J. VINAGREMérida

Hace tres meses que fueron despedidos pero los 59 empleados extremeños de Tragsatec que salieron de la empresa pública no cesan en su reclamación de volver a su puesto de trabajo, más aún cuando hay un fallo judicial en ese sentido que vincula a extrabajadores de Tragsa y, sostienen, seguramente se repetirá en su caso cuando se celebre un juicio pendiente. Una buena parte de esos 59 despedidos de la filial de Tragsa se han concentrado ante la sede del grupo empresarial público en Mérida para recordar su situación y criticar la gestión de sus directivos. Del mismo modo, se cuestionan qué uso han dado a un millón de euros, la cantidad extra sobre el presupuesto del año anterior que les ha dado la Junta para campaña de saneamiento ganadero. "Sería interesante que Tragsatec justificase el destino de ese millón, teniendo en cuenta que, por un lado, hay 59 trabajadores menos y que, por otro, no ha habido cambios sustanciales en los protocolos de actuación de los procesos en el campo", sostienen los despedidos.

Vigilados de cerca por una decena de efectivos de la Policía Nacional y Local, una treintena de esos despedidos han protestado ante la sede del grupo Tragsa, como vienen haciendo regularmente desde que en febrero recibieron la carta de despido. Los extrabajadores del grupo han recordado que los argumentos de la sentencia de la Audiencia Nacional que ha anulado los despidos en Tragsa "son perfectamente aplicables" al planteado en Tragsatec, cuyo juicio debe celebrarse el próximo martes 27. En el caso de Tragsa, la empresa ha empezado a readmitir a los despedidos en el conjunto de España (ninguno en Extremadura), por lo que los despedidos de Tragsatec no tienen duda de que también ellos volverán a sus puestos. "Pero la empresa se niega todavía a hacerlo sin ninguna lógica. Eso es, además, una decisión irresponsable desde el punto de vista económico porque una decisión de este tipo solo la puede tomar alguien que dispone del dinero público sin ningún criterio y de una forma cuanto menos imprudente." Recuerdan que si el fallo del juicio del Tragsatec es idéntico al de Tragsa, a los 59 despedidos extremeños, aparte de su readmisión, se les va a tener que pagar tres meses de nómina como poco más salarios de tramitación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos