especial 20 aniversario hoy.es
cAPÍTULO 5 - La primera llamada

20 años sí son mucho

LA PRIMERA LLAMADA

Han pasado muchos años, la web de HOY ha pasado por muchos avatares y sus responsables han recibido miles de llamadas, pero aquella primera vez nunca se me olvidará

Pepe Orantos
PEPE ORANTOSBadajoz

Hace veinte años las redacciones de los periódicos tenían ritmos de vida muy alejados a los de una oficina normal y bastante distintos a los de una redacción actual. Los periodistas madrugaban mucho menos que ahora y las mañanas eran largos espacios de tiempo en los que nada urgía tanto como para no poder esperar a la tarde, cuando los teléfonos trinaban constantemente y los ceniceros se llenaban de colillas.

Era verano y el primer PC había llegado hacía unas semanas para sumarse a las decenas de Macintosh que habían convertido a la redacción de HOY en una de las primeras informatizadas de España. El mismo ordenador servía para albergar el incipiente servicio de documentación digital y la aún más reciente edición del diario en Internet. En toda la redacción había solo dos cuentas de correo electrónico y muchos de los veteranos y expertos periodistas que la albergaban desconfiaban abiertamente de todo lo que comenzara por tres uves dobles. Había algunos que pregonaban que la Red solo servía para satisfacer las necesidades pornográficas de los más viciosos, mientras otros comenzaban a desconfiar de que su trabajo se colgara en la web gratis, mientras se cobraba por lo mismo en el kiosko.

Ese día llamaba para decir que por fin había podido leer el HOY por sí mismo

En esas estábamos cuando a la centralita de HOY llegó la primera llamada que preguntaba por la edición digital. Reconozco que no recuerdo el nombre de interlocutor, pero sí lo mucho que me impresionó. Comenzó por contarme que era invidente desde que nació y que, aunque ahora residía en Madrid, había vivido toda su vida en Extremadura. Me contó cómo recordaba que en su casa siempre había un ejemplar de HOY y cómo pedía cada día a sus padres que se lo leyeran. Ese día llamaba para decir que por fin había podido leer el HOY por sí mismo. Me contó que la ONCE le había provisto de un software para su ordenador que convertía en audio cualquier contenido escrito en la web y que gracias a la nueva edición digital de HOY había cumplido uno de sus sueños de niño. Confieso que aquello me impresionó.

Hasta ese momento no había pensado en que aquello que hacíamos a ratos sueltos, cuando acabábamos las tareas diarias, podía estar alegrando tanto la vida a alguien

Hasta ese momento no había pensado en que aquello que hacíamos a ratos sueltos, cuando acabábamos las tareas diarias, podía estar alegrando tanto la vida a alguien. Esa noche esperé a que Luis, que se turnaba con Lucas como encargado de mantenimiento del periódico, pasara camino de la rotativa para contarle que aquello que hacía cada noche, al mandar un zip al servidor ftp del Correo en Bilbao, nos había hecho ganar un lector.

Han pasado muchos años, la web de HOY ha pasado por muchos avatares y sus responsables han recibido miles de llamadas, pero aquella primera vez nunca se me olvidará.

-Regresa al primer capítulo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos