Hoy

«Hay una operación, con el Ibex y la Casa Real, para que PP y PSOE gobiernen»

Willy Meller. / José Ramón Ladra
  • Willy Meller, cabeza de lista de Izquierda Plural, garantiza que «nunca estaremos a favor de independentismos o secesiones» y que IU solo apoyará la consulta catalana si es legal

Willy Meyer (Madrid, 1952) milita en el PCE desde el final del franquismo, que lo torturó y encarceló. Ha ocupado cargos institucionales locales, regionales y nacionales hasta llegar al Parlamento Europeo, donde lleva dos legislaturas. Su objetivo es convencer de que IU es la única alternativa a la política neoliberal y, al menos, duplicar los tres escaños en Estrasburgo.

–¿Piensa de verdad que PP y PSOE son lo mismo?

–No son lo mismo, pero hacen exactamente lo mismo. Denunciamos que, desde 1990, el PP y el PSOE, en Europa, han votado, diseñado y consensuado la política que nos ha llevado al austericidio y a la tiranía de la troika.

–¿También usted los ve gobernando España en gran coalición, como Merkel y el SPD?

–El desarrollo lógico de su consenso en Bruselas, basado en la desregulación, en que los estados no tengan capacidad de intervenir la economía y la gran banca y las transnacionales gobiernen, lleva a eso. Ha pasado en Alemania, en Grecia, en Italia y en otros diez estados. Lo lógico es que den ese paso.

–Vamos, que está convencido, ¿no?

–Hay una gran operación, en la que estoy convencido de que están los dueños del Ibex-35 y la Casa Real. Todo indica que al término del ciclo electoral (generales de 2015) sí puede haber esa gran coalición, como en Alemania. Nosotros lo vamos a confrontar con la política. No creemos que el Ibex-35 deba decidir quién gobierna este país.

–¿Cree posible doblar el brazo en Europa a los poderes financieros?

–Es posible si tenemos fuerza suficiente. Por eso apelamos al poder de la gente. La gente es la que quita y pone rey, y puede derrotar a la Comisión Europea. Queremos el impulso de los trabajadores castigados por la UE, que puede derribar muros muy altos, a la troika y a la Comisión. ¿Cuánto tiempo nos llevará?, no lo sé, pero nuestro objetivo es ese: cambiar de raíz esta UE que no representa a los ciudadanos.

–¿La UE tiene arreglo o hay que empezar de nuevo?

–Hay que empezar de nuevo, en un proceso constituyente. La UE ha fracasado en la cohesión social y territorial, en los servicios públicos, en la felicidad de la gente. Hay que levantar un proyecto europeo desde la base, desde la sociedad, que así sí se sentirá concernida. ¿Por qué PP y PSOE se rasgan las vestiduras por las previsiones de alta abstención? Pero si a los ciudadanos nunca se les ha consultado nada. Qué modelo de Europa quieren, con qué instrumentos económicos, o hasta dónde llegar con las competencias europeas.

–De forma telegráfica, ¿cuáles son sus decisiones más urgentes para cambiar la política en Europa?

–Primero, terminar con el banco europeo, que es una cueva de la especulación, y hacer un banco central público con un objetivo inmediato: inyectar dinero, en torno al 3% del PIB, para crear un gran plan de empleo continental. Segundo, acabar con la desregulación económica y garantizar los derechos sociales frente al mercado. En España, rescatar del sector privado todo el paquete energético, una parte de la banca, la siderurgia, el sector naval, el transporte, las telecomunicaciones, correos y la gestión del agua.

«Personalismos»

–¿Estamos en España ante el fin del bipartidismo o es un espejismo de la crisis?

–Estamos en el principio de un ciclo que va a terminar con el bipartidismo. Por eso los poderes fácticos están preparando la autopista para la gran coalición en las generales. Es el principio del fin. Van a terminar con el teatrillo de la transición y a aplicar el austericidio juntos y desde el Consejo de Ministros.

–¿No teme que esta vez también le funcione al PSOE el llamamiento al voto útil?

–No. Esta vez, no. El voto útil de la izquierda está en IU, más que nunca. Es el voto que no desperdicia las movilizaciones sociales. Elena Valenciano no estuvo en los piquetes en la huelga general, ni en las mareas, ni en las marchas. Nosotros sí. La gente nos identifica con la izquierda. El PSOE, a los ojos de la gente, ha dejado de ser un referente de la izquierda.

–¿Superarán el 25 de mayo su marca histórica, el 13,4% de los votos de 1994?

–Nosotros aspiramos a multiplicar el resultado de las europeas de 2009 (el 3,73%). Esa es nuestra referencia. Todas las encuestas indican que PP y PSOE bajan e IU sube de forma exponencial.

–¿Multiplicarlo por cuánto?

–Bueno, eso ya…Vamos a intentar que sea por lo máximo.

–Las nuevas marcas de la izquierda como Podemos o Equo, ¿son un fracaso de IU o socios potenciales?

–Un fracaso no. IU es un movimiento político y social, no un partido, y creo que es la aportación europea más inteligente desde finales de los ochenta. Somos conscientes de que la izquierda tiene que estar unida; ahora, si hay otras personas que no lo ven es su problema no el nuestro. Nuestro proyecto es colectivo. No concebimos proyectos de izquierda basados en personalismos. La única fuerza de izquierda con capacidad de enfrentarse a la troika es IU.

–¿Hasta dónde acompañará IU y sus socios a Artur Mas? ¿Hasta la convocatoria de la consulta o más allá?

–Nosotros somos una fuerza rabiosamente federal y solidaria. Nunca estaremos a favor de independentismos o secesiones. Lo que sí estamos es a favor del derecho a decidir, pero derecho a decidir para todo. Sobre el BCE, las privatizaciones o la Corona.

–¿Y si la consulta se prohíbe?

–Nosotros solo ejerceremos el derecho a decidir desde el respeto a la legalidad. Esa es nuestra posición.