Hoy
Maragall, en el mitin de ERC. / Efe

Esquerra 'ficha' a Pasqual Maragall para su mitin central

  • Los independentistas echan el resto para ganar a CiU en las europeas y liderar el proceso soberanista

La campaña sosa y de perfil bajo que estaban protagonizando hasta la fecha CiU y ERC en Cataluña ha entrado en una nueva fase. El runrún que corría desde hace meses, que decía que Esquerra no quiere ganar las elecciones para evitar que una derrota de Artur Mas pueda afectar al proceso, quedó ayer totalmente desmentido.

La formación republicana, que por primera vez está en disposición de ser la fuerza más votada en Cataluña, puso toda la carne en el asador, apuntó sus dardos hacia el presidente Mas y dio el golpe de efecto de la jornada al presentar en su mitin central de campaña, en Barcelona, al expresidente de la Generalitat y antiguo líder del socialismo catalán, Pasqual Maragall, alejado de la política desde que en 2007 le diagnosticaron alzhéimer. Ese mismo año abandonó también su militancia en el PSC.

Esquerra logró la imagen de los dos hermanos Maragall (Ernest va como número dos en las listas a las europeas) junto a la plana mayor de la formación independentista, un gesto de calado y de gran simbolismo que visualiza las intenciones de los republicanos.

Se trataba de la primera vez que el exalcalde de Barcelona asistía a un acto de los republicanos. Una iniciativa sorpresa, que algunos consideran éticamente discutible, teniendo en cuenta el estado de salud del expresidente socialista, pero que supone un espaldarazo muy importante para ERC, que ya hace tiempo que se ha propuesto como meta erigirse en la fuerza hegemónica de la izquierda catalana,