Rajoy descarta adelantar elecciones tras el batacazo del 21-D: «Lo que nos faltaba»

Mariano Rajoy. / Afp

El jefe del Ejecutivo ofrece diálogo dentro de la ley al próximo presidente de la Generalitat y advierte de que tendrá que ser alguien en condiciones de tomar posesión de su escaño

Nuria Vega
NURIA VEGAMadrid

Mariano Rajoy asume como propio el resultado del PP. El peor de su historia en Cataluña. Y admite el fracaso de que las fuerzas no independentistas no hayan logrado los escaños suficientes para propiciar un cambio en la Generalitat. Pero de ahí a poner patas arriba la legislatura va un abismo. “Después de lo que está pasando en España, creo que ya lo que nos faltaba es convocar elecciones generales -ha advertido en una comparecencia en el Palacio de la Moncloa-; estamos en condiciones de gobernar y no tengo ninguna intención de adelantar los comicios".

El presidente al menos "intentará" que las urnas vuelvan a abrirse "cuando toca", en junio de 2020. De hecho, ha anunciado que "el lunes" prevé iniciar las negociaciones de los Presupuestos Generales de 2018 y desvincula el fruto que den los contactos del resultado electoral en Cataluña. Está convencido de que su forma de proceder fue la debida al aplicar el artículo 155, que, recuerda, ni tan siquiera se puso en marcha tras la primera decisión del independentismo "contraria a la ley" y que en ningún caso se activó por "intereses partidistas".

Más información

A partir de ahora, Rajoy ofrecerá diálogo a los próximos dirigentes de la Generalitat, pero advierte en todo caso de que el Ejecutivo catalán no podrá volver a las andadas. "Haré un esfuerzo para mantener el diálogo con el Gobierno que salga de estas elecciones, pero también haré un esfuerzo para que la ley se cumpla. Espero que haya un Gobierno que abandone las decisiones unilaterales y no se sitúe por encima de la ley", ha trasladado. Cree que "las cosas pueden funcionar de otra manera" si los futuros gobernantes tienen "buena voluntad" y actúan con "sentido común".

Si ese papel lo tendrá que ejercer Carles Puigdemont se verá, porque su situación procesal complica su retorno de Bélgica. La orden de detención sigue vigente. En este sentido, Rajoy ha subrayado que la persona que ejerza de líder de la Generalitat "tiene que tomar posesión de su escaño, ser elegido y estar en condiciones de hablar" con el presidente del Gobierno. Además, ha rechazado su propuesta de reunión fuera de España. "Yo con quien tendría que sentarme es con quien ha ganado las elecciones", ha respondido.

De momento, Rajoy sólo reconoce a Inés Arrimadas como vencedora de los comicios y, por lo tanto, potencial interlocutora en la Generalitat. Con la líder catalana de Ciudadanos ha conversado esta mañana para felicitarle por su victoria. También lo ha hecho con el presidente del partido, Albert Rivera. Fuentes de la Moncloa reconocen que la formación está en "su momento", pero no creen que el éxito de ayer sea extrapolable a unas elecciones generales. El presidente del Gobierno ha recordado incluso que en los comicios de Cataluña de 2015 los liberales doblaron los resultados del PP. Tres meses después, la situación se daba la vuelta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos