Oblumi conecta al móvil los artículos de puericultura

Ana María Molina Jurado con parte del equipo de Oblumi, en la oficina de Sevilla. :: rocío ruz/
Ana María Molina Jurado con parte del equipo de Oblumi, en la oficina de Sevilla. :: rocío ruz

Su termómetro por infrarrojos se vende en 14 países y ahora la firma sevillana está a punto de dar el gran salto con una familia de dispositivos digitales para monitorizar la salud infantil

E. FREIRE SEVILLA.

Pinchar el termómetro al 'smartphone' como si fuese un auricular; rozar el oído o la frente del niño apenas unos segundos para tomarle la temperatura; registrar la información en internet para poder compartir la curva de la fiebre con el pediatra a través de la nube, es un sueño para muchos padres conectados que se hizo realidad hace ya casi dos años, cuando salió al mercado el 'Oblumi tapp'. El software y el hardware de este producto innovador fue el primer desarrollo de la empresa sevillana Oblumi, que ya vende su termómetro por infrarrojos en 14 países europeos, principalmente en Inglaterra, Italia, Alemania y los Países Nórdicos, a través de grandes cadenas de distribución, como Media Markt o Cecofar en España.

«Ahora vienen meses importantes para consolidar nuestras ventas. La Navidad es la campaña principal porque nuestro termómetro funciona muy bien como regalo», señala Ana María Molina, CEO de Oblumi.

La idea
El I+D

La compañía prepara ahora su siguiente paso, que puede multiplicar su dimensión. «Nuestro salto principal va a ser pasar de hacer solo termómetros a desarrollar toda una familia de dispositivos digitales vinculados a la salud infantil que estén conectados a internet a través de una sola aplicación», explica esta arquitecta de formación y responsable de desarrollo de negocio. Junto a ella, los socios fundadores son Juan José Flores, Fernando García y Miguel Ángel Martín, ingenieros y más enfocados al área de desarrollo de producto.

El campo de trabajo que quiere abarcar Oblumi es muy amplio: desde monitorizar el sueño del niño, a la evolución de la estatura y el peso o la alimentación. «Queremos facilitar herramientas para que los padres puedan monitorizar toda la etapa de crecimiento, entre cero y nueve años, y escribir el diario digital de la salud de sus hijos. Es algo semejante a las aplicaciones para deportistas que permiten registrar en el móvil o el reloj los kilómetros y la velocidad de la carrera», explica Ana María Molina. «Actualmente el único producto que tenemos en venta es el termómetro, el resto de lanzamientos están en fase de desarrollo y patente», señala.

Si en la fase de arranque, Oblumi recibió financiación de un business angels, para este nuevo reto cuenta con el apoyo de Vodafone, que ha oficiado de padrino ante Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA), fundación que le está prestando ayuda, junto a BBVA. Para afrontar este crecimiento, la empresa sevillana ha reforzado su equipo, que ya cuenta con 12 profesionales de la ingeniería informática, la electrónica o el diseño de hardware.

La arquitecta Ana María Molina y los ingenieros Fernando García Cabello, Miguel Ángel Martín y Juan José Flores se conocieron hace cuatro años en una competición de ideas de negocio, la Startup Weekend Sevilla, donde perfilaron un termómetro conectado al móvil por infrarrojos que resultó premiado. El 'Oblumi tapp' se exporta ya a 14 países.

El equipo de Oblumi diseña tanto el software como el hardware de sus dispositivos. Los próximos lanzamientos están en fase de desarrollo y patente. La firma sevillana cuenta con el apoyo de Vodafone,CTA y BBVA.

Temas

Bbva

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos