Hoy

Siderúrgica Sevillana patenta sus mejoras de procesos productivos

Siderúrgica Sevillana patenta sus mejoras de procesos productivos

  • El fabricante de acero corrugado para la construcción a partir de chatarra de hierro se apoya en la Universidad para mejorar su rendimiento industrial con innovación

La chatarra con contenido en plomo crea problemas a la hora de solidificar el acero tras el proceso de fundición en el horno y devalúa la calidad del producto final. «Detectar si una colada tiene plomo evita pérdidas de producción, tiempo y horas de trabajo», explica Carlos Sánchez, responsable de Calidad, Medio Ambiente y Energía de Siderúrgica Sevillana. La acería de Alcalá de Guadaíra acudió a la Fundación de Investigación de la Universidad de Sevilla (FIUS) para buscar un remedio a este problema y encontró un buen aliado en un equipo de la Facultad de Ingenieros. La solución parece de ciencia ficción: los trabajadores de la acería sevillana, para no exponerse a riesgos, graban en vídeo el proceso de fundición para controlarlo a distancia. Un análisis espectral de estas grabaciones ha permitido a los investigadores detectar variaciones de color y luz en los gases que expulsa el horno, que desvelan la presencia o no de plomo en la chatarra tratada.

La investigación está ya en la fase final y el próximo mes de agosto la factoría dispondrá del software que le permitirá introducir esta mejora en sus procesos. «Este sistema nos alerta de la presencia del plomo de una manera instantánea y muy sencilla. Para nosotros está siendo un éxito. Es un método totalmente innovador en nuestro sector que queremos patentar y exportar a otras fábricas de nuestro grupo», señala Carlos Sánchez.

La colaboración de Siderúrgica Sevillana con la Universidad ha producido ya una patente conjunta con la antigua empresa pública Egmasa (hoy, Agencia de Medio Ambiente y Agua). En este caso, ha sido un equipo de la Facultad de Química el que ha desarrollado un método para recuperar los metales mezclando el polvo de acería que filtra la siderúrgica con las aguas de minas de la corta de Aznalcóllar. El paso siguiente será establecer una planta piloto para ensayarlo y llevarlo a la práctica cuando vuelva a ponerse en marcha el yacimiento.

Siderúrgica Sevillana es una filial del grupo italianoRiva. Factura en torno a 320 millones de euros y tiene una plantilla de 380 trabajadores. Este año producirá 600.000 toneladas de acero corrugado, con destino preferente a la exportación. El mercado exterior ha sido la tabla de salvación de esta industria durante la crisis económica, que impactó de lleno en su negocio por el hundimiento de la construcción. Pese a las dificultades, apoyada por la matriz italiana, ha seguido invirtiendo en mejoras, como la modernización de la planta de aspiración de humos, que supuso una inversión de 3,6 millones.