Hoy

Pipas Reyes potencia la distribución para llegar más rápido

Pipas Reyes potencia la distribución para llegar más rápido

  • El fabricante sevillano de frutos secos y golosinas ha conseguido poner sus productos en el punto de venta en un máximo de tres días con su red de delegaciones y transporte

«La pipa que se ha tostado hoy está mejor que la de ayer». Esta es una de las máximas que le sirven a Antonio Reyes para explicar el engranaje de su negocio. El fundador de Frutos Secos Reyes empezó hace 32 años vendiendo referencias de otros proveedores con su furgoneta, hasta que decidió fabricar su propia marca. «La caducidad de los frutos secos es tan corta que pensé que era la mejor manera de llegar lo más rápido posible al punto de venta», señala el artífice de este grupo familiar, cuya propiedad comparte con su mujer, Loli Velázquez, y sus hijos, Lola, Jesús y Antonio, los tres ya, a su lado, en puestos directivos.

Comenzó en Sevilla capital hasta que en 1999, en una fase de crecimiento de las ventas, decidió trasladarse a unas instalaciones más amplias, en el Polígono Solúcar de Sanlúcar la Mayor. Aquí tiene sus dos empresas, que hoy fabrican más de cuarenta referencias de la marca Reyes: Alimentos del Aljarafe, dedicada a los frutos secos (pipas, cacahuetes, almendras, palomitas...) y Snacks y Golosinas del Aljarafe, que hace extrusionados de harina de maíz, como los gusanitos, polo líquido o botellitas. Una última línea inaugurada en 2015 es la de cobertura de chocolate para los frutos secos, en la que ha invertido un millón de euros y que funciona en los meses fríos, alternándose con los productos más veraniegos, como los polos líquidos.

Para conseguir llegar antes a sus clientes (tiendas de alimentación, kioskos o gasolineras), la empresa sevillana ha ido tejiendo una red propia de delegaciones y logística de transporte. Actualmente tiene ocho, repartidas por Sanlúcar la Mayor –que cubre la comarca del Aljarafe y Huelva–, Sevilla, Jerez, Algeciras, Córdoba, Granada, Jaén y Málaga. Cuenta con una flota de 80 vehículos. Por otro lado, a través de distribuidores externos, la marca Reyes llega también a Extremadura, Galicia, Zaragoza, Navarra, y está dando los primeros pasos en Madrid.

«Nuestro plan es consolidar el mercado andaluz, abrir delegación en Almería, que es la única provincia que nos falta, y llegar con terceros al centro y el norte. Nuestro método es fabricar a diario lo que vendimos el día anterior. Cada delegación tiene marcado un stock ideal y reponemos por la noche lo que se ha vendido durante el día. Con ello servimos el producto, como mucho, en 72 horas. En el Aljarafe están saliendo las pipas del horno y las cargamos en el acto», detalla Antonio Reyes.

El grupo, que emplea a 134 trabajadores, vendió el año pasado 3,8 millones de kilos de todos sus productos (un tercio de pipas) y facturó casi 14 millones de euros.