Hoy

Gubia doma la madera y el bambú con tecnología

Gubia doma la madera y el bambú con tecnología

  • Esta carpintería técnica de Sevilla, especialista en obras sigulares, está creciendo en la Costa del Sol con sus trabajos en viviendas de diseño y villas de lujo

La arquitecta Verónica Sancho perpetúa una vocación familiar. Sus abuelos empezaron la tradición carpintera en los años veinte del siglo pasado, que ella hoy mantiene viva y renovada en su taller de Gubia. Esta empresa sevillana suma al trabajo creativo y artesano un profundo conocimiento técnico para dominar todas las especies de madera y abordar obras singulares. Este año ha recibido el Premio al Mejor Pavimento instalado en una Obra Mayor, por el suelo de bambú —un material en el que Gubia es experta—, que ha diseñado para el Museo Pompidou de Málaga.

“A diferencia de otras carpinterías tradicionales, contamos con un departamento técnico formado por arquitectos, diseñadores e ingenieros, en el que, además de realizar nuestros proyectos, ofrecemos asesoramiento a otros colegas de profesión“, explica Verónica Sancho.

Las pasarelas de madera de iroco del Castillo de Baena rehabilitado o el techo del Oratorio del Colegio Retamar en Madrid, un contrachapado flexible realizado íntegramente en bambú, son otras realizaciones de la firma.

Más más allá de estas obras destacadas, Gubia se está centrando también ahora en villas de lujo y viviendas de diseño, un campo en el que está creciendo mucho en la Costa del Sol. Puertas de medidas especiales, enrasadas, pivotantes, correderas de gran dimensión, revestimientos de pared y muebles a medida realizados con maderas exóticas y diseños exclusivos es lo que piden estos clientes exigentes.

“Actualmente nuestro reto está en el uso de la madera en exterior. Estamos trabajando en varias villas en la zona de Málaga, por ejemplo, en una vivienda de más de mil metros cuadrados que está totalmente envuelta en madera”, destaca la empresaria.

“Conocer cómo se comporta el material es una premisa para resolver el detalle constructivo que permita a la madera moverse como necesita por su carácter orgánico y garantizar su durabilidad”, explica la arquitecta. Máquinas de alta tecnología de control numérico, sierras múltiples o escuadrones complementan la mano del carpintero.

Gubia hizo en 2015 su primera salida internacional, concretamente a Panamá, donde ha realizado el lobby de la nueva sede de la consultora internacional KPMG. Este salto al exterior lo ha dado de la mano de Polygroup, la otra empresa de la familia Sancho, que se dedica a los suelos elevados inteligentes. El grupo factura 6,5 millones de euros, tras crecer un 30% en 2015, y emplea a 50 trabajadores.