Draghi disparó al euro y debilitó al Ibex

Imagen de la Bolsa de Madrid. / Efe

El Sabadell fue el valor que más cayó, con un retroceso del 3,63%

CRISTINA VALLEJOMadrid

La primera cita importante del nuevo curso ha tenido lugar hoy con el Banco Central Europeo. De acuerdo con lo previsto, no ha movido los tipos de interés ni se han realizado anuncios sobre lo que ocurrirá en lo sucesivo con el programa de compra de activos, algo que tendrá lugar, según el propio presidente de la institución, Mario Draghi, en la reunión del BCE del mes de octubre. 

En la rueda de prensa que ha dado Draghi a primera hora de la tarde ha hecho referencia al riesgo que supone un euro fuerte y ha comunicado una revisión a la baja de los datos de inflación para este año y el próximo. Pero con ello no ha logrado que el euro aflojara. Al contrario. Si antes de comenzar su intervención el tipo de cambio se situaba en el entorno de 1,1980 unidades, al cierre de la sesión se colocaba sobre 1,202 unidades, después de haber pasado por niveles cercanos a la cota de 1,2060 unidades, rondando así máximos anuales. 

Fortalecimiento del euro y eso que anoche, hora española, republicanos y demócratas se ponían de acuerdo para extender los presupuestos y el techo de deuda al 15 de diciembre, quitando un riesgo de los mercados para el más corto plazo. Pero quizás afectó al tipo de cambio euro-dólar que el paro semanal americano fuera peor de lo esperado. De hecho, mientras el billete verde perdió posiciones frente al grueso de las monedas del G-10 y el US Dollar Index perdía al cierre de la sesión un 0,8%, el euro ganó enteros frente a todas ellas. 

Fuerte bajada de los tipos de los bonos

En paralelo a la importante subida del euro y la depreciación del billete verde, los tipos de interés de los bonos caían con mucha fuerza. El rendimiento de los bonos americanos a diez años bajaba desde el 2,10% hasta el 2,03%. El de sus comparables alemanes retrocedía desde el 0,35% hasta el 0,30%. 

Mucho más se reducían las rentabilidades los títulos de la periferia europea: la de los títulos italianos, desde niveles levemente por encima del 2% hasta el 1,90%; la de sus comparables españoles, desde el 1,55% hasta el 1,47%, y ello en medio del choque entre las autoridades catalanas y las del Gobierno central. 

Este movimiento pudo responder a una búsqueda de refugios por parte de los inversores. En coherencia con ello, vimos una fuerte subida del oro acelerada sobre todo a partir de la rueda de prensa de Draghi y, a continuación, de la apertura de la Bolsa de Nueva York: al cierre de la sesión europea, el precio de la onza ganaba casi un punto porcentual, hasta acercarse a los 1.350 dólares, máximos de doce meses. 

La subida del euro, la caída de las rentabilidades de los bonos y la fuerte subida del oro no tuvieron una automática consecuencia de números rojos en las Bolsas. Es cierto que Wall Street se mostraba débil, con una ligera caída del Dow Jones (-0,15%) al cierre del mercado europeo y con el S&P 500 y el Nasdaq apenas planos en ese momento. Pero en el Viejo Continente dominaron los números verdes. Así, el Dax alemán fue el más rentable, con una subida del 0,67%, mientras que el Ftse 100 británico se anotó un 0,58%. El Cac 40 francés avanzó un 0,26%. Las grandes excepciones fueron los índices de la periferia europea. Así, el PSI-20 de Lisboa fue el peor, con un descenso del 1,08%, mientras que el Ftse Mib de Milán retrocedió un 0,42%. Por último, el Ibex-35 terminó con un mínimo retroceso del 0,06%, para dar un último cambio en los 10.124,90 puntos. Y eso que el selectivo español, después de altibajos en los primeros cambios de la jornada, marcaba máximos del día en el entorno de los 10.190 puntos en el ecuador de la sesión. Cuarta sesión a la baja, pues, para el Ibex-35, que marca un nuevo mínimo desde el mes de marzo. 

Los bancos sufren

Parece que las palabras de Mario Draghi no sentaron demasiado bien al sector financiero español. Así, el peor de todos los valores del Ibex-35 fue el Sabadell, con un descenso del 3,63%. A continuación se colocó Bankinter, con un descenso del 0,96%. Bankia, por su parte, retrocedió un 0,64%, mientras que BBVA y Santander se dejaron un 0,57% y un 0,43%, respectivamente. CaixaBank, por su parte, retrocedió un 0,39%. Y es que a las entidades financieras no les viene nada bien que los tipos de los bonos se reduzcan porque pueden estar descontando menos inflación y un proceso de normalización monetaria más lenta. 

El mal comportamiento de la banca no fue exclusivo de la Bolsa española. En el Viejo Continente vimos cómo en el Eurostoxx 50 Deutsche Bank, y Société Générale también se colocaron entre los peores del día. 

Entre los peores valores del día, también Siemens Gamesa, que bajó un 0,81%, mientras que Gas Natural e IAG bajaron un 0,69% y un 0,65%, respectivamente. 

En verde, Cellnex fue el valor más rentable, con una subida del 3,02%. Después se colocaron Grifols y Acciona, con ganancias de un 1,45% y de un 1,31%, respectivamente. Entre los grandes valores que registraron avances, Iberdrola, que sumó un 0,88%, mientras que Telefónica se anotó un 0,67%. 

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, dos grandes caídas: en primer lugar, la de Duro Felguera, que se hundió un 20,99%, por la pérdida del apoyo con que contaba por parte de sus acreedores; en segundo lugar, la de Liberbank, que bajó un 12,37%, después del anuncio que realizó ayer de que acometerá una ampliación de capital por valor de 500 millones de euros. En verde, ningún valor del Continuo superó en rentabilidad a Cellnex. 

Claves de la sesión

El Ibex-35 cedió un 0,06% en su cuarta sesión consecutiva de descensos, para dar un último cambio en los 10.124,90 puntos.

El Sabadell fue el valor que más cayó del Ibex-35, con un retroceso del 3,63%. Cellnex fue el más rentable, con una revalorización del 3,02%.

El euro rebasó la cota de 1,20 después de que Mario Draghi diera su rueda de prensa posterior a la reunión ordinaria de política monetaria del BCE.

Temas

Ibex 35

Fotos

Vídeos