Hoy

El Ibex-35 cierra la sesión con una revalorización del 1,24%

Bolsa de Madrid.
Bolsa de Madrid. / Efe
  • El selectivo español, que comenzaba el día en el entorno de los 8.980 puntos, tiraba al alza a partir de las once de la mañana, para rebasar, aunque muy marginalmente, los 9.000 puntos

El selectivo español ha encontrado en el discurso del presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, la gasolina que necesitaba para seguir ganando posiciones en Bolsa y superar con claridad los 9.000 puntos. El selectivo español, que comenzaba el día en el entorno de los 8.980 puntos, tiraba al alza a partir de las once de la mañana, para rebasar, aunque muy marginalmente, los 9.000 puntos. Durante la comparecencia del presidente del Eurobanco, el selectivo se vino un poco abajo, pero pronto volvió a remontar con mucha más fuerza, para terminar el día prácticamente en sus máximos intradiarios. Al cierre daba un último cambio en los 9.061 puntos, lo que supone una revalorización del 1,24%. 

El selectivo español no subía por encima de los 9.000 puntos desde el pasado 9 de septiembre. 

El Ibex-35 fue el índice más rentable del día, seguido por mucha distancia del Ftse Mib de Milán y el Dax alemán, que ganaron algo más de medio punto porcentual, mientras que el Cac 40 francés se apuntó un 0,44% y el PSI-20 de Lisboa, alrededor de un 0,30%. El Ftse 100 británico se quedó atrás, dado que apenas terminó plano la jornada. 

Los títulos que más tiraron del índice español fueron los de los bancos: Bankinter, tras presentar sus cuentas del tercer trimestre, se convirtió en el mejor valor de la sesión, con una subida del 3,65%, seguido de BBVA, que ganó un 3,18%. Después se colocaron CaixaBank, Santander y Bankia, con avances de más de dos puntos porcentuales, al igual que el Sabadell. Aunque hubo otros valores también con subidas superiores al 2%: IAG y Merlin Properties. 

Entre los mejores, algunos de los grandes también, como Telefónica, que subió un 1,55%, mientras que Repsol se anotó un 1,17% e Inditex, un 1%. 

En negativo, Aena fue el valor que más cayó, con un descenso del 1,13%. A continuación se colocó Gamesa, con un descenso del 0,80%. Abertis, Indra y Mediaset se dejaron alrededor de un 0,60%. Red Eléctrica, el Popular, Dia y Endesa completaron el listado de valores en rojo. 

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, sólo un valor ganó más que Bankinter: fue Reig Jofre, que se anotó un 3,85%. En rojo, el peor fue Urbas, con un descenso del 8,33%. 

En el Eurostoxx 50 también destacó el sector financiero, con Deutsche Bank encabezando los ascensos con su revalorización del 3,82%. Entre los diez valores más rentable, además de los grandes españoles, también BNP Paribas, con un avance del 2,12%, mientras que Intesa SanPaolo se anotó un 1,84% e e ING un porcentaje parecido. 

El impulso europeo no llegó a Wall Street y los índices de la Bolsa de Nueva York se movían a la baja: el Dow Jones perdió un 0,2%, mientras que el S&P 500 se dejó un 0,3% y el Nasdaq, un 0,4%. Y ello con una agenda económica de la sesión no muy desfavorable: aunque el paro semanal fue algo peor de lo previsto, las ventas de viviendas de segunda mano mejoraron más de lo esperado y el indicador de indicadores, que mide la salud global de la economía americana, subió un 0,2% en septiembre, de acuerdo con lo esperado. La agenda de resultados también fue favorable, puesto que tanto la aseguradora Travelers como la operadora de telefonía Verizon superaron las expectativas del mercado, aunque ambas se movían a la baja y protagonizaban las mayores pérdidas del día en el Dow Jones. A cambio, American Express, que había hecho públicos sus números al cierre de la sesión anterior, ganaba más de un 9% en el parqué. 

El BCE, el euro y la deuda

El mercado leyó entre líneas que el programa de compra de activos continuará más allá de marzo del año 2017, sólo que la decisión de ampliarlo se tomará, en principio, en diciembre. Aunque puede que la reacción alcista en las bolsas sólo tuviera que ver con que Draghi declarara que no se había planteado el 'tapering', es decir, el ir reduciendo paulatinamente las compras de activos antes del final completo del programa tal cual está diseñado ahora, es decir, hasta marzo del año que viene, cuando está previsto que, en principio, termine por completo lo que implicaría que en los próximos seis meses, el BCE decidiría, poco a poco, ir bajando las compras. Al menos, el 'tapering' no se trató para aplicarlo de manera inmediata, dado que también aclaró que las compras de activos, que el mercado, como decimos, asumió que se prolongarán más allá de la fecha prevista, no se terminarán sin él: no se pasará de comprar a no comprar, de intervenir a no intervenir en el mercado de un día para otro, puesto que eso podría ser un poco traumático para los activos cotizados. 

En el mercado de divisas, el euro tuvo un primer tirón alcista con las primeras palabras del presidente del BCE, para tocar el nivel de 1,1040 unidades, pero pronto se dio la vuelta y al cierre de la sesión europea se cambiaba por 1,0923 unidades, lo que supone un descenso del 0,5%. 

En el mercado de deuda, el mercado respondió con bajadas en las rentabilidades de los bonos, aunque muy reducidas, sobre todo en ciertos títulos. Por ejemplo, en el español: el rendimiento del título español a diez años retrocedió hasta el 1,10% desde el entorno del 1,11%. El interés del bono alemán, mientras tanto, bajó desde el 0,03% hasta el 0% y tentaba la entrada en zona negativa. 

La excepción fue el bono portugués, cuyo rendimiento subió hasta el 3,20%, justo en la sesión previa a que DBRS, la última agencia de rating para la que es 'investment grade' se manifieste sobre el país. Si le quita esa nota, el país se quedaría fuera del paraguas del Banco Central Europeo.

En el mercado de materias primas, caídas. El barril de Brent, de referencia en Europa, cedía un 2,28% al cierre de la sesión, hasta los 51,47 dólares. El de West Texas, de referencia en Estados Unidos, perdía poco más de un 2%, hasta los 50,55 dólares. Quizás era este descenso del crudo el que provocó los descensos en Wall Street. También, el fortalecimiento del dólar frente al billete verde, porque con ello, las exportaciones estadounidenses pierden competitividad. 

El precio del oro, mientras, interrumpía su carrera alcista de tres sesiones consecutivas al alza, para retroceder un 0,21%, hasta los 1.266,51 dólares.