Hoy

Impacto fugaz de Draghi

Interior de la bolsa de Madrid
Interior de la bolsa de Madrid / EFE
  • El selectivo cede un 0,15% lastrado por la banca, quedándose en los 10.261,8 puntos

La sesión de ayer fue bastante difícil de interpretar. Comenzó ligeramente a la baja, de manera comprensible, a la vista de las incertidumbres que despertaba la reunión ordinaria de política monetaria del Banco Central Europeo. De acuerdo con lo esperado, el Eurobanco dejó los tipos de intervención sin cambios. Cuando empezó a hablar el presidente de la institución, Mario Draghi, el selectivo español se disparó: subió de repente desde los 10.250 hasta los 10.450 puntos. Posiblemente, porque se despejó cualquier incógnita respecto a su continuidad al frente del BCE, algo sobre lo que se había especulado en los últimos días.

Draghi sigue ostentando el liderazgo de la institución, confirmó las inminentes compras de activos respaldados por créditos (ABS) y ratificó su objetivo de alcanzar un volumen de balance del banco similar al del año 2012. Además, Draghi insistió en la unanimidad que reina en el consejo de Gobierno del banco central para el uso de más medidas no convencionales, incluyendo la expansión monetaria, en el caso de que las condiciones económicas de la zona euro se deterioren. A ese efecto se han realizado encargos técnicos para analizar las posibles nuevas medidas. Por eso, según comenta Daniel Pingarrón, de IG, tras la reunión, las posibilidades de que se anuncien nuevos programas de compras en un futuro cercano han aumentado. Y, a grandes rasgos, según dice Pingarrón, restan dos tipos de activos con potencial de ser adquiridos por el BCE: bonos corporativos y bonos soberanos.

El hecho de que el mensaje de Draghi gustó en el mercado, o de que los inversores interpretaron que habrá más expansión monetaria en el Viejo Continente, es especialmente visible en el mercado de divisas. Con las palabras de Mario Draghi, el euro cayó de repente desde el nivel de 1,2530 unidades hasta el nivel de 1,24 unidades, su nivel más bajo de los dos últimos años.

Pero esas fuertes subidas comenzaron a adelgazar muy pronto, con la apertura de la Bolsa de Nueva York. Y eso que todos los datos procedentes de Estados Unidos fueron positivos, comenzando por el paro semanal, que subió menos de lo esperado por los analistas, para continuar con la productividad no agrícola, que subió un 2% en el tercer trimestre, por encima del 1,5% esperado por los expertos, tras revisarse con fuerza al alza la cifra del segundo trimestre.

Débil apertura de Wall Street

El selectivo español entró en números rojos, al ver que Wall Street comenzaba débil. Aunque, al darse la vuelta, el indicador aminoró las pérdidas. Al cierre, el selectivo español cedía un 0,15%, para dar un último cambio en los 10.261,80 puntos. El peor de todos los indicadores fue el Ftse Mib de Milán, que cedió un 0,73%. En verde, en cambio, el Dax alemán, que subió un 0,66%, mientras que el PSI-20 de Lisboa y el Cac 40 francés se apuntaron un 0,53% y un 0,45%, respectivamente. El Ftse 100 británico, por su parte, ganó un 0,18%.

La relativa euforia inicial coincidiendo con las palabras de Mario Draghi se enfrió después, además de por lo que ocurría en Estados Unidos, por la segunda lectura que cabe realizar de ellas, y es que la recuperación en Europa es, más que débil, inexistente.

Draghi también ayudó a reducir las rentabilidades de las deudas. La del bono español a diez años cayó desde el 2,20% hasta el 2,17%. La del italiano a ese mismo plazo, desde el 2,44% hasta el 2,39%. Pero la rentabilidad del bono alemán se mantuvo estable en el 0,83%. Con ello, la prima de riesgo de España bajó desde los 138 hasta los 134 puntos básicos. La del bono americano, en cambio, subió desde el 2,34% hasta el 2,37%, ante el claro proceso de recuperación en que se encuentra la economía estadounidense, como ratificaron los nuevos datos que se publicaron ayer.

En el selectivo español, los descensos más importantes correspondieron a los bancos. Sabadell y CaixaBank fueron los que más cayeron, con descensos del 2,22%. A continuación, Bankinter, que retrocedió un 1,77%. Mediaset e Indra fueron los otros que bajaron más de un punto porcentual.

Más entidades financieras cerraron la sesión con descensos: Bankia y el Santander retrocedieron alrededor de un 0,80%, mientras que BBVA retrocedió medio punto porcentual y el Popular, un 0,44%.

Dia, el valor más rentable

En verde, Dia volvió a encabezar los ascensos, con una subida del 2,67%. Al mercado le ha entusiasmado que, al ser tan difícil el crecimiento orgánico en un sector como el de la distribución en un momento de deflación, se haya embarcado en una nueva operación de compra. A continuación, Grifols, que subió un 2,24%. OHL, Técnicas Reunidas y FCC avanzaron más de un 1%.

Si los bancos cerraron todos en negativo, los otros grandes valores sí cerraron al alza. Así, Repsol subió un 0,75%, tras hacer públicas sus cuentas del tercer trimestre del año, mientras que Iberdrola ganó un 0,59%. Inditex y Telefónica cerraron la sesión con ganancias de un 0,16% y un 0,04%, respectivamente.

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, Prisa fue el valor más rentable, con una revalorización del 9,57%. Después, Amper, que subió más de un 5%. Además de éstas, sólo otras dos empresas, eDreams y Natraceutical subieron más que Dia. En negativo, el peor, Adveo, que retrocedió un 12,84%. Después, CVNE, que se dejó un 8%.

En el mercado de materias primas, el barril de Brent, de referencia en Europa, cedió un 0,14%, hasta los 82,83 dólares. El de West Texas, de referencia en Estados Unidos, perdió un 0,84%, hasta los 78 dólares. El oro también cotizó a la baja: perdió un 0,18%, hasta los 1.143 dólares la onza.

Temas