Hoy

Draghi tumba a las bolsas

Interior de la Bolsa de Madrid
Interior de la Bolsa de Madrid / Efe
  • El selectivo español, que rondaba los 10.700 puntos, cayó a plomo hasta marcar mínimos del día en los 10.418,10 puntos, que fue el nivel en que dio su último cambio, el más bajo desde el mes de agosto, lo que supone una caída del 3,12%

Importantísimas pérdidas en los mercados de renta variable europeos. Los índices del Viejo Continente comenzaron la jornada en negativo, pero los descensos se aceleraron a partir del inicio de la comparecencia de Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo, tras la reunión ordinaria de política monetaria. El selectivo español, que rondaba los 10.700 puntos, cayó a plomo hasta marcar mínimos del día en los 10.418,10 puntos, que fue el nivel en que dio su último cambio, el más bajo desde el mes de agosto, lo que supone una caída del 3,12%. Los expertos comentan que la próxima referencia a la baja el indicador se encuentra en los mínimos de ese mismo mes, levemente por encima de los 10.000 puntos.

Al resto de los índices europeos les pasó algo parecido. El que más cayó fue el Ftse Mib de Milán, que se dejó un 3,92%, seguido del PSI-20 de Lisboa, que perdió un 3,30%. El Cac 40 francés, por su parte, retrocedió un 2,81%. El Dax alemán, casi un 2%.

El sector más castigado por las ventas fue el financiero. En el Eurostoxx 50, el peor valor fue Intesa SanPaolo, con un descenso del 5,50%, seguido de Société Générale, que se dejó un 5,05%. Unicrédito e ING perdieron más de un 4%. Entre los diez peores valores del índice paneuropeo, también el Santander, que perdió un 3,92%.

En el Ibex-35, Abengoa fue el peor valor de la sesión, con un descenso del 8,76%. A continuación, Gamesa y el Popular, que retrocedieron un 6,10% y un 5,89%, respectivamente. Sacyr, por su parte, se dejó un 5,60%, mientras que Acciona, Indra, ArcelorMittal y CaixaBank retrocedieron más de cuatro puntos porcentuales. Entre los bancos, además del citado Santander, BBVA y el Sabadell cedieron más de tres puntos porcentuales. Bankia, casi ese 3%.

Entre los grandes valores, además de los bancos, Inditex se situó entre los que se llevaron la peor parte, con un descenso del 2,99%. Repsol y Telefónica, mientras, se dejaron un 2,73% y un 2,62%, respectivamente. Iberdrola, por su parte, cayó un 2,19%.

Jazztel, el mejor, con un descenso del 0,12%

Jazztel fue el valor que, aunque en rojo, mejor se comportó, con un descenso del 0,12%. La opa lanzada por Orange le sirve de apoyo. La operadora fue el único valor que perdió menos de un punto porcentual. Amadeus, BME, Ferrovial, ACS y FCC fueron los valores que retrocedieron entre un 1% y un 2%.

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, no llegó a una decena el número de valores que terminaron la jornada en positivo, encabezado por Inypsa, que subió un 4,17%, y seguido por CAF y Miquel y Costas, que ganaron más de un punto porcentual.

Mario Draghi decepcionó. Según el economista europeo de Schroders, Azad Zangana, Draghi ha confirmado que las compras de activos tendrán lugar al menos durante los próximos dos años, pero ha decepcionado a los inversores al no confirmar la envergadura de estas compras. No sabemos lo lejos que irá para frenar la desaceleración europea. Además, no anunció más medidas, pese a que los datos económicos de la Unión Monetaria siguen empeorando, muy especialmente la inflación. De hecho, ayer supimos también que el índice de precios de producción en la zona euro cayó en agosto un 1,4%, frente a la caída del 1,2% que esperaban los expertos.

Según comenta Daniel Pingarrón, de IG, los inversores esperaban, además de la concreción del importe del programa de compras de ABS anunciado en septiembre, la valoración sobre la situación económica que permitiese calibrar las posibilidades de que nuevas medidas fuesen a ser anunciadas en el futuro. Pero Draghi se ha limitado a lanzar un mensaje de unanimidad en la postura de tomar más medidas no convencionales si fuese necesario.

Quizás los mercados esperaban un mensaje más contundente, más ambicioso, que pusiera fin a las caídas que acumulan los indicadores en las últimas semanas. Pero éstas se aceleraron.

De todas maneras, Pingarrón no es pesimista: “Aunque hoy los mercados se hayan sentido decepcionados con Draghi, las posibilidades de que aumente sensiblemente la liquidez en el sistema fruto de las políticas monetarias son exactamente las mismas que había diez días atrás, cuando las Bolsas tocaban máximos anuales el 19 de septiembre. El compromiso del BCE es llevar su balance a los niveles del año 2012, lo que supone que tendrá que ampliarlo en más de 600.000 millones de euros”.

La decepción no sólo cotizó en las Bolsas, sino que lo hizo también en el mercado de divisas. El euro repuntó con respecto al dólar. La moneda comunitaria ganó posiciones contra el dólar, hasta situarse en 1,2650 unidades.

En el mercado de materias primas, fuertes descensos también. El barril de Brent, de referencia en Europa, cedió un 1,88%, hasta los 92,39 dólares. El de West Texas, de un 0,80%, hasta los 90 dólares. El precio de la onza de oro cayó, pero poco: al cierre, descendía un 0,32%, hasta los 1.210 dólares la onza.

En el mercado de deuda, la desilusión propinada por Draghi provocó que gran número de bonos europeos subieran en rentabilidad. Por ejemplo, el rendimiento de los bonos españoles subió desde el 2,06% hasta el 2,11%. El del bono italiano, desde el 2,29% hasta el 2,33%. Y también subió la rentabilidad de los bonos alemanes: desde el 0,90% hasta el 0,91%. La prima de riesgo de España, con este comportamiento, se amplió desde los 117 hasta los 121 puntos básicos.

Wall Street comenzó la sesión también con descensos, por lo que no ayudó a remontar las caídas que sufrían los indicadores del Viejo Continente. Allí en Estados Unidos conocimos el paro semanal. El número de solicitudes iniciales de subsidio por desempleo cayó desde las 295.000 hasta las 287.000 de una semana para otra. Se esperaba un mínimo incremento hasta las 297.000. Buena referencia del ISM de Nueva York, que subió desde los 57,1 hasta los 63,7 puntos. Pero mala de los pedidos de fábrica, que cayeron un 10,1% en agosto, frente a la caída del 9,5% que esperaban los expertos.

CLAVES DE LA SESIÓN:

- El Ibex-35 cerró la sesión con un descenso del 3,12%, para dar un último cambio en los 10.418,10 puntos.

- Abengoa fue el valor que más cayó, con un descenso del 8,76%. En el otro lado de la tabla, Jazztel. Fue el mejor, aunque cerró en rojo: se dejó un 0,12%.

- La prima de riesgo de España subió desde los 117 hasta los 121 puntos básicos, después de que la rentabilidad del bono español a diez años subiera desde el 2,06% hasta el 2,11%.

Temas