Hoy

La Autoridad Fiscal advierte de que la Seguridad Social no tiene margen para el error

  • Necesita ingresos adicionales a los de la evolución económica y sus medidas deben lograr incrementar la recaudación en un 1% del PIB

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) advierte de que el crecimiento de ingresos de la Seguridad Social previsto por el Gobierno para el periodo 2015-2020 es “exigente” y va a requerir que se cumpla “en su integridad” el escenario macroeconómico estimado y que todas las medidas en marcha de ampliación de bases de cotización de la Seguridad Social y de mejora de la eficacia de su gestión “rindan plenamente los resultados previstos”.

En su informe sobre el Índice de Revalorización de las Pensiones 2015, la Autoridad Fiscal Independiente explica que los ingresos por cuotas calculados a partir del escenario macroeconómico a medio plazo “permiten justificar” tres cuartas partes de las previsiones del Gobierno, pero falta una necesidad adicional de ingresos equivalente al 1% del PIB en el periodo 2015-2020. En la actualidad, el 1% del PIB representa alrededor de 10.000 millones de euros anuales, y es aproximadamente el déficit que viene registrando la Seguridad Social en los últimos años.

Para recaudar ese 1% del PIB anual, la Seguridad Social confía en ampliar las bases de cotización mediante la inclusión de las retribuciones en especie, unos 2.500 millones de euros; en la plena introducción del nuevo sistema de liquidación directa –CRETA- junto con la lucha contra el fraude, que aportaría unos 3.700 millones de euros de ingresos adicionales.

El Gobierno prevé que los ingresos de la Seguridad Social se incrementen un 4,1% de media al año en el periodo de 2015 a 2020. La evolución económica permitiría un aumento de la recaudación del 3% en virtud de una tasa de crecimiento sostenida del empleo del 1,86% como media del periodo, a un incremento de la remuneración de los asalariados, a una media anual del 1,87%, y a una subida de la inflación hacia el objetivo del BCE.

La Autoridad Fiscal Independiente recomienda al Gobierno un “estrecho seguimiento” del nivel de ingresos del sistema y que mejore la transparencia facilitando el resultado del cálculo obtenido para el Índice de Revalorización de las Pensiones.

En relación con este último punto, el informe concluye que el resultado de la fórmula matemática del índice de revalorización está por debajo de la subida mínima del 0,25% fijada por la ley y, por ello, corresponde aplicar dicho aumento a las pensiones contributivas en 2015 como recoge el proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado.

El índice de Revalorización de las Pensiones se introdujo en la última reforma y sirve para determinar la subida de las pensiones individuales en función de la cuantía que crezcan los ingresos menos lo que aumenten los gastos para lograr la estabilidad financiera a medio y largo plazo.