Hoy

Las nucleares advierten que cerrar centrales incrementará el precio de la luz

Central nuclear de Almaraz (Cáceres).
Central nuclear de Almaraz (Cáceres). / FORO NUCLEAR
  • energía

  • El presidente de Foro Nuclear indica que una moratoria anticipada puede tener "consecuencias significativas" para el recibo

  • La patronal indica que prescindir de Garoña "es un lujo" y admite que las plantas se ven obligadas a construir almacenes propios ante la parálisis del cementerio centralizado

La industria nuclear ha vuelto a recordar la importancia de los trabajos que realiza en el sector energético español, al que aportaron un 20,3% de las necesidades elécricas durante 2015. Y lo ha hecho tocando donde más puede doler a los consumidores: la factura de la luz. En pleno debate sobre el futuro de las centrales, el presidente de Foro Nuclear, Antonio Cornadó, ha recordado que "las consecuencias" de cerrar anticipadamente estas centrales "pueden ser muy significativas" para los consumidores. Esto es, en el recibo que abonan mensualmente, por el impacto que supondría detraer el mix energético a las nucleares.

Cornadó no ha querido cuantificar cuál sería ese impacto en el recibo, pero ha recordado que se trata de una fuente de energía "imprescindible" que "aporta estabilidad" al sistema. De hecho, los siete reactores que se encuentran operativos en España sumaron 7.729 horas de funcionamiento el año paso, un 88,2% del total. "Esta aportación no es equiparable con otras tecnologías", sosteiene la patronal del sector, en referencia a las renovables -eólicas, hidráulicas o solares- mucho más dependientes de las condiciones meteorológicas de cada momento del año.

Además, Antonio Cornadó ha indicado que las repercusiones de la desaparición de las nucleares no sólo recaerían sobre los presupuestos familiares, sino también sobre la sostenibilidad del sistema y las emisiones de dióxido de carbono (CO2), que España debe cumplir de cara a 2020. "Somos la fuente energética que más colabora para evitar la huella del CO2", ha indicado el presidente de Foro Nuclear al recordar que un 36% de la electricidad sin emisiones generada procede de sus centrales.

De las seis plantas que existen en España, una -la de Santa María de Garoña- se encuentra pendiente de obtener la autorización del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) para seguir en funcionamiento, una vez cumplidos los plazos en 2014. Cornadó se ha mostrado confiado en el visto bueno del CSN y, en cualquier caso, ha indicado que "prescindir de un activo industrial que funciona es un lujo que España, que no es tan lista ni tan rica, está en disposición de permitirse".

Además, el presidente de Foro Nuclear ha admitido que las plantas nucleares están tomando medidas para guardar los residuos "a pesar de los costes" que conlleva para las centrales, ante la parálisis burocrática que vive el almacén central temporal (ATC) de Villar de Cañas (Cuenca). Las centrales de Trillo y Cabrera (Guadalajara) y Ascó I y II (Tarragona) ya tienen sus propios almacenes temporales individualizados (ATI), mientras que la propia Garoña ha obtenido el permiso para construirlo y sólo queda pendiente Almaraz I y II (Cáceres), que ya lo ha solicitado. En este último caso, el grado de ocupación de sus piscinas se encuetnra en torno al 84% de su capacidad, aunque Cornadó se ha mostrado confiado en que el proceso de construcción de su ATI "no comprometerá el futuro" de la central, que contaría con su propio almacén, a la espera del cementerio nuclear centralizado.