El desprendimiento de retina en el trabajo, motivo de accidente laboral según el Supremo

J. M. C.

madrid. Si un trabajador sufre un desprendimiento de retina mientras se encuentra en su puesto de trabajo delante de la pantalla de su ordenador podrá alegar que esa circunstancia es un accidente laboral al tratarse de una «lesión súbita» que se ha producido tanto en el lugar como en el horario de su ocupación.

Ese es el criterio que ha establecido el Tribunal Supremo, unificando doctrina en toda España, en una sentencia en la que da la razón a una mujer que trabajaba como administrativa en la Seguridad Social de Orense. Los hechos se remontan a 2014, cuando la trabajadora sintió molestias en sus ojos y alteraciones visuales cuando estaba trabajando frente a su ordenador. Posteriormente fue operada de desprendimiento de retina, pero la Administración declaró que era incapacidad temporal derivada de enfermedad común y no como consecuencia de un accidente laboral.

La trabajadora presentó una demanda en un Juzgado Social de Orense, que le dio la razón inicialmente. El caso llegó al Alto Tribunal tras el recurso de la Seguridad Social. Los magistrados del Supremo consideran que el hecho de que se trate de una «lesión súbita que aparece en tiempo y lugar de trabajo» hace posible que se aplique la Ley General de la Seguridad Social, que entiende que se encuentra ante un accidente laboral. La Sala del Supremo encargada del fallo añade que «no cabe excluir el factor trabajo en el desencadenamiento de patologías oculares, en concreto, el desprendimiento de retina, sin perjuicio de que, estadísticamente, existan otras causas más frecuentes».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos