Hoy

La importancia del asesoramiento

Estar informado a la hora de contratar un PPI es fundamental y para hacerlo solicitar el asesoramiento a los profesionales del sector es la mejor opción.

Tomando como referencia la edad, los expertos recomiendan para los menores de 40 años planes de pensiones con una cartera en la que predomine la renta variable. Es un activo más arriesgado, pero a muy largo plazo su rentabilidad potencial es mayor y en caso de pérdidas hay más tiempo para recuperarse. Para aquellas personas que no sobrepasan los 45 años se puede apostar por una mezcla de renta variable –en torno al 60%– y fija. Según avanza la edad, el consejo es que vaya teniendo más peso la renta fija frente a la variable.

Ajustándose a los diferentes perfiles de ahorradores, BBVA cuenta con una amplia gama de productos. Así, los clientes que buscan la comodidad de poder ahorrar en un mismo producto hasta el momento de su jubilación tienen a su disposición Gama BBVA Jubilación, con tres horizontes temporales (2025, 2030 y 2040) y que incluye planes ligados al ciclo de vida en la que se fija este horizonte temporal y se va modulando la exposición a activos de riesgo de forma decreciente a medida que se acerca dicha fecha.

Los que prefieran una gestión activa de su inversión pueden optar por la Gama BBVA Multiactivo en uno de sus tres perfiles: conservador, moderado y decidido.

Aquellos clientes que apuestan por la renta fija disponen de la Gama BBVA Renta Fija Internacional Flexible, con dos rangos de duración (0-3 años y 0-10 años).

Pensando en los perfiles de riesgo más decidido y con un horizonte temporal más largo a la jubilación está la Gama de planes de Renta Variable, como BBVA Plan Renta Variable (de ámbito internacional), BBVA Plan Renta Variable Europa y BBVA Plan Renta Variable Ibex.

Finalmente, los clientes que desean un producto con garantía de capital, pueden optar por el BBVA Plan Rendimiento España Positivo B, que es un plan de pensiones garantizado de renta variable.