Hoy

Popular aclara los términos del ERE: 2.900 despidos y 300 oficinas menos

Oficina de Banco Popular.
Oficina de Banco Popular. / R. C.
  • La entidad se fija en los trabajadores mayores de 59 años -unos 1.700- para un ajuste que afectará a todas las regiones, en especial Madrid, Galicia, Cataluña y Andalucía.

Banco Popular va definiendo cómo se articulará el recorte de plantilla y de oficinas que había previsto tras el verano, después de ampliar capital en más de 2.500 millones, modificar a parte de su cúpula directiva, despojarse de activos tóxicos que lastran sus cuentas y encarar un futuro con un menor peso de la red tradicional. La entidad cuantifica en "aproximadamente" unos 2.900 el número de trabajadores que se verán afectados por el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que tiene previsto aplicar.

La cifra, de concretarse, supone una salida que representaría al 20% del total de la plantilla, tal y como han informado esta misma mañana los responsables del grupo a los sindicatos en la primera reunión mantenida para negociar las condiciones del ajuste laboral. En ese encuentro, desde Popular han insistido en que quieren que los despidos sean lo menos traumático posibles.Por ello, una buena parte se materializaría a través de empleados que, por su edad, se encuentran más próximos a la jubilación ordinaria o anticipada.

En concreto, la entidad señala que cuenta con unos 1.700 trabajadores mayores de 59 años, el perfil 'idoneo' para acojerse a este tipo de salidas pactadas previas. El ajuste definitivo podría afectar hasta 3.000 empleados, por lo que la diferencia hasta esa cifra se completaría con bajas voluntarias o, si no llegan a cubririse, despidos forzados.

Popular también ha dejado claro ante los representantes de los trabajadores cuáles son sus intenciones con la red actual de oficinas, compuesta por cerca de 2.000 sucursales. Cerrará unos 300 locales en toda España. En este caso, los ajustes se realizarán evitando duplicidades y, sobre todo, limitando el horario de apertura entre las sucursales de las localidades más pequeñas. Además, el recorte de plantilla de la red tendrá en cuenta la "rentabilidad por empleado", según la entidad, para determinar quién debe salir del banco.

Con respecto a las zonas geográficas en las que se actuará, fuentes sindicales han explicado a este diario que, aún sin cifras concretas por regiones, ningún territorio se salvará del cierre de alguna de las 300 oficinas que Popular tiene previsto liquidar. Se trata de un 15% de las más de 2.000 locales con los que cuenta en la actualidad.

La clausura de las oficinas a pie de calle se realizará «proporcionalmente al peso que tenga el banco en cada comunidad autónoma», afirman estas mismas fuentes. Es decir, que Madrid, Galicia, Cataluña y Andalucía, donde Popular mantiene mayor presencia, serían las más afectadas en número de cierres. Le seguirían el resto de territorios en función del peso que tengan en el conjunto del grupo.