Hoy

Bankia acepta que su fusión con BMN «tiene sentido», pero la aplaza a 2017

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri.
El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri. / Efe
  • finanzas

  • José Ignacio Goirigolzarri, quien sostiene que una banca pública «no es sostenible», abre la puerta a retrasar la privatización de la entidad por las circunstancias del mercado y el complejo calendario político

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha admitido abiertamente la posibilidad de que esta entidad se fusione con Banco Mare Nostrum (BMN) -Caja Granada, Caja Murcia, Penedés y Sa Nostra- "tiene sentido" porque se trata de dos bancos "complementarios" en cuanto a la red de distribución con la que cuentan y por sus modelos de negocio. "A mí me parece bastante claro", ha indicado durante su intervención en el Curso de Verano de la Universidad Menéndez Pelayo.

Goirigolzarri ha aclarado que, en cualquier caso, "nos encontramos lejos de hablar sobre este tipo de cuestiones". En principio, Bankia no puede materializar ningún proceso de consolidación antes de junio de 2017, como lo marcan las exigencias de la Unión Europea tras el rescate de hace cuatro años. Aunque ambas entidades se encuentran en las apuestas de todos los analistas para que completen su integración. "Tenemos que ser muy realistas porque estamos en un marco legal que tiene una serie de características y cualquier modificación supone una redefinición del negocio", ha indicado Goirigolzarri. El presidente de Bankia también ha explicado que la operación con BMN cuenta con un importante punto a favor: que el Estado, a través del FROB, participa en ambas firmas en un porcentaje muy similar. También ha querido aclarar que "aún no hemos hecho los números" sobre esta posible operación.

El futuro de Bankia no sólo pasa por esta posible adquisición de BMN, sino también por el proceso de privatización que la propia legislación establece para finales del próximo año. Después de haber devuelto unos 1.600 millones de euros de las ayudas recibidas a través de la venta de un 7,5% de su accionariado y dos dividendos repartidos entre sus accionistas -el FROB controla algo más del 60%-, Goirigolzarri ha insistido en que esa privatización debe ser el objetivo de la firma. Pero, a la vez, ha admitido que también "tiene sentido" prolongar ese plazo fijado en la ley "por la situación en la que se encuentra el mercado" bursátil y por "lo perentorio del calendario político" al que se está enfrentando España. Cualquier nuevo Gobierno podría implicar cambios en las decisiones estatales que se quieran tomar con respecto a la entidad.

Ante la posibilidad de que ese Ejecutivo opte por mantener a Bankia como un banco público, José Ignacio Goirigolzarri ha defendido la privatización. "No conozco ningún banco público que haya sido sostenible" en todo el mundo, según ha explicado durante su intervención. En los años que lleva al frente de Bankia, ha añadido, el mandato siempre ha estado muy claro, ofrecer beneficios a los accionistas para devolver las ayudas recibidas del Estado.

Para defender su postura, Goirigolzarri ha recordado los casos de las cajas de ahorros controladas por "políticos, sindicatos y empresarios", cuya gestión llevó a la crisis de parte del sistema. "Hacer política económica a través de un banco" es un error -ha indicado- y demuestra que "tenemos muy mala memoria".

Con respecto a las demandas que algunos de los inversores institucionales están presentado contra Bankia por su salida a Bolsa -como en el caso de Iberdrola-, Goirigolzarri ha afirmado que la posición de la entidad es "la misma" que han mantenido hasta ahora: este tipo de accionistas tenían conocimientos suficientes, como dictaminó el Tribunal Supremo en su sentencia del mes de enero, para adentrarse en la operación, al contrario que les ocurrió a los minoritarios, a quienes se les ha ofrecido la devolución de su inversión. El presidente de la entidad ha confesado que la firma se siente "cómoda" con las provisiones realizadas para esta contingencia y ha confiado en que, en cualquier caso, el impacto no sería muy relevante para las cuentas del banco.