Hoy

Santander, que ahorrará hasta 110 millones por el ajuste de su red, no descarta nuevas medidas

El consejero delegado del Banco Santander, José Antonio Álvarez (c).
El consejero delegado del Banco Santander, José Antonio Álvarez (c). / Efe
  • El consejero delegado del banco, José Antonio Álvarez, anticipa que el ritmo de las reestructuraciones "dependerá del comportamiento de los clientes" al operar con la entidad

  • La firma, "satisfecha" con su política de comisiones con la Cuenta 123, que ha superado el millón de usuarios

Los cambios propuestos en las sucursales por parte de Banco Santander, entre los que se incluye el cierre de 450 oficinas y la salida de unos 1.300 trabajadores, no tienen por qué quedarse en las medidas que se aprueben en las próximas semanas. El consejero delegado de la entidad, José Antonio Álvarez, ha explicado que tendrán que "adaptar las redes a lo que percibamos que prefieren los clientes" a la hora de operar con el banco. Y, por ahora, la tendencia es a incrementar las relaciones vía digital -han aumentado un 49% las transacciones por móviles en el primer trimestre- y no tanto físicamente.

Las palabras del responsable de Santander han dejado la puerta abierta a nuevas reestructuraciones, aunque no serían a corto plazo. En cualquier caso, Álvarez ha indicado: "No sé hasta cuándo" se prolongarán estos cambios. Por ahora, lo que el banco tiene encima de la mesa es un plan de ajuste que está negociando con los sindicatos y que supondrá "un ahorro de entre 75 y 110 millones de euros" en términos anualizados. El cierre de sucursales supondrá deshacerse de un 10% del total en España, e implicará aproximadamente un 5% de la plantilla, incluido su centro corporativo.

Lo que sí ha aclarado José Antonio Álvarez ha sido sobre qué tipo de oficinas se actuará. "Serán pequeñas, o muy pequeñas", ha matizado durante la presentación de los resultados trimestrales de Santander. En cualquier caso, ha afirmado que el banco "no va a abandonar ninguna localidad" de las 2.214 en las que se encuentra presente. Se tratará de cierres ligados a oficinas pequeñas que se encuentren solapadas con otras más grandes, generalmente en las ciudades que es "donde hay más concentración" de sucursales.

La entidad, que ha ganado 1.633 millones de euros entre enero y marzo, lo que supone una reducción del 5% con respecto al mismo periodo del año pasado, se muestra satisfecha tanto por estos resultados como por, en el caso de España, la evolución del producto que han fomentado en los últimos meses: la Cuenta 1 2 3. Álvarez ha explicado que ya han alcanzado 1.050.000 clientes vinculados a esta promoción, en línea con lo esperado. Y aunque ha admitido que es un producto que "todavía le cuesta dinero" a la entidad -por la diferencia entre la remuneración y las promociones que ofrece frente al coste que abonan los usuarios-, durante este ejercicio conseguirán un saldo positivo.

Precisamente, y relacionado con su política de comisiones y la advertencia que lanzó el presidente de la AEB recientemente sobre la necesidad de que los bancos incrementen estas tarifas para hacer frente a la actual etapa de tipos en mínimos, el consejero delegado de Santander ha afirmado que "la lógica dice que el servicio que se presta tiene un coste y ello se debe cobrar". En cualquier caso, Álvarez ha defendido su política comercial con la Cuenta 1 2 3 como fórmula para solucionar este problema.

Contexto político

El responsable de la entidad ha aclarado que la actual incertidumbre política no ha afectado al negocio bancario. "No vemos señales de desaceleración", ha indicado en su intervención. "En términos de actividad, el negocio está yendo bien", ha puntualizado. "No veo ningún efecto sobre los niveles de la actividad", ha indicado, aunque sí en el caso de "determinadas inversiones" de las que algunas empresas estarían pendientes ante el nuevo Ejecutivo.

José Antonio Álvarez, quien ha reconocido que los tipos al 0% no le "vienen bien" a ninguna entidad, sostiene que la actual política monetaria del Banco Central Europeo es "la correcta" para el momento económico que vive la zona euro. Ha anticipado que el precio del dinero seguirá bajo, como poco, hasta 2017. Y ha aclarado que Santander no está proponiendo ninguna modificación de los contratos hipotecarios, para que en el caso de que el euribor caiga aún más, los clientes puedan reclamarle la devolución de sus recibos.