Hoy

La economía «no se parará» pese a la incertidumbre política, según Deutsche Bank

  • El banco alemán sostiene que “la inercia” de la intervención del BCE y el petróleo barato juegan a favor de la economía, aunque no se constituya un Gobierno en las próximas semanas

La falta de acuerdo entre los partidos políticos a la hora de aglutinar una mayoría estable que permita nombrar a un nuevo Gobierno no tiene por qué influir en la evolución de la economía española. Así lo sostienen los analistas de Deutsche Bank, quienes han presentado esta mañana sus previsiones para este año: esperan que el Producto Interior Bruto (PIB) crezca a un ritmo del 2,8% en 2016. Y apuntan que “en ningún caso se situará por debajo del 2,5% o el 2,6%, a pesar de la incertidumbre electoral”, ha señalado Rosa Duce, Economista Jefe del Centro de Inversiones de DB.

El banco alemán mantiene la idea de que “España no se va a parar a pesar de las dudas políticas”, según Duce. Porque existe “una inercia que persiste desde el año pasado”, indica esta experta. Ese movimiento proviene de varios factores: el más importante, la intervención que está realizando el Banco Central Europeo (BCE) con su programa de compra de bonos y otras medidas monetarias; además, ayuda la mínima cotización en la que se está moviendo el petróleo -esta mañana se situaba en los 32 dólares, un 1,2% más que ayer-; así como las rebajas fiscales aprobadas en 2015 y que ayudan a mejorar la renta de las familias; la recuperación del crédito en la zona euro; el cambio de la divisa comunitaria, que se acerca a la paridad con el dólar; o la incipiente recuperación del mercado inmobiliario. “Todos son factores que juegan a favor de la economía”, afirma Rosa Duce.

Además, los economistas de DB indican que “los inversores tampoco van a dejar de interesarse por España porque no haya un Gobierno” constituido, ha afirmado la responsable de la entidad. “No ha habido ninguna subasta del Tesoro en la que no haya habido demanda y no se haya cubierto la oferta de deuda”, explicaba. En cualquier caso, Rosa Duce ha recordado que “siguen siendo necesarias reformas, que tendrá que acometer el nuevo Ejecutivo, para consolidar el crecimiento en los próximos años”.

Frente a las políticas de ajustes a las que la Comisión Europea ha obligado a someter a países como España en los últimos años, ahora la visión económica parece haber cambiado. “Sea cual sea el color del nuevo Gobierno, no creo que vayan a tener que hacer un nuevo ajuste fiscal”, anticipaba Rosa Duce en la presentación de las perspectivas del banco para la economía mundial. “La letanía del ajuste ya no es tan agresiva en Europa”, explicaba la economista, quien ve posible una negociación del programa fiscal “en la que se consiga mayor flexibilidad”.

Las expectativas para la economía mundial de DB pasan por un crecimiento del PIB internacional del 3,3% para este ejercicio. Gran parte del apoyo a esta evolución positiva provendrá de la Unión Europea, que subirá un 1,6%; aunque también de Estados Unidos (2,1%).

En cuanto a la evolución del petróleo, los analistas de la entidad alemana no descartan que pueda caer por debajo de los 30 dólares durante algún tiempo, aunque estiman que podría situarse entre los 45 y los 50 dólares por barril a finales de año, siempre que antes la Opep no aplique alguna medida que modifique la producción actual. Diego Jiménez-Albarracín, responsable de renta variable del centro de inversiones de DB ha explicado que la estrategia bursátil de la firma para este ejercicio pasad por “una apuesta por la renta variable como activo principal de las carteras”. Estima que el ibex-35 podría situarse en el entorno de los 11.500 puntos a finales de año “si todo va bien” a pesar de las últimas jornada volátiles que viven los mercados.