Hoy

El juez ve «trascendentes» las inspecciones de Hacienda a Caja Madrid

Miguel Blesa.
Miguel Blesa. / Dani Pozo (Afp)
  • Andreu aclara a Bankia que no "vulneran su derecho a la intimidad", por lo que desestima el recurso presentado por el banco contra la decisión de pedir a la Agencia Tributaria las actas de inspección de los ejercicios 2003-2010

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu cree que las actas de Hacienda que confirman que se fiscalizaron las dos cuentas en las que Caja Madrid cargó los gastos de las tarjetas opacas, a cuya incorporación se opuso Bankia, son "potencialmente trascendentes".

Además, el magistrado aclara a Bankia que no "vulneran su derecho a la intimidad", por lo que desestima el recurso presentado por el banco contra la decisión del juez de pedir a la Agencia Tributaria, a instancias del expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa, las actas de inspección de los ejercicios 2003-2010, que de hecho ya constan en esta pieza separada del 'caso Bankia'.

En el auto, Andreu sostiene que esa prueba "reúne la condición de pertinente y potencialmente trascendente" para la "determinación de la naturaleza y circunstancias" de los hechos que investiga. Y ello porque "la defensa del inculpado niega una eventual opacidad en el tratamiento corporativo, fiscal o contable del uso de las tarjetas de crédito", sin que se pueda "vislumbrar" en qué puede vulnerar "al derecho a la intimidad de Bankia" su aportación a la causa.

El exbanquero las requirió porque, en su opinión, acreditan que "se incrementaron las bases imponibles de Caja Madrid con la inclusión de, al menos, una parte significativa de tales disposiciones, que se sometieron a la tributación del Impuesto de Sociedades de los ejercicios inspeccionados".

Las correspondientes al Impuesto de Sociedades de 2004, 2005 y 2006 firmadas por el inspector y un representante de Bankia y otra de la Fundación Caja Madrid el 7 de junio de 2013, que demuestran que la Agencia Tributaria inspeccionó durante años esas cuentas. Sin embargo, esto no quiere decir que Hacienda conociera la existencia de las polémicas tarjetas, sino que fiscalizó las cuentas en las que se cargaron algunos de sus gastos y pidió detalles a Caja Madrid de los mismos para ver si eran deducibles. Hacienda informaba además de que las inspecciones a partir de 2008, tanto de Caja Madrid como posteriormente de Bankia y BFA, están actualmente "en curso", por lo que no se las entregó.

Cuentas

Según la documentación que Bankia facilitó al juez el pasado 6 de febrero, los gastos de las tarjetas de los consejeros ejecutivos y directivos se contabilizaban exclusivamente en la cuenta 6.691,10 "Tratamiento Administrativo Circular 50/99", mientras que las del resto de consejeros y miembros de la Comisión de Control se registraban en la 6.192,02 "Gastos de Órganos de Gobierno".

La primera cuenta aparece en el acta de inspección correspondiente a 2004, con un importe de 91.833 euros, y vuelve a aparecer en la de 2006 con 237.088 euros. Mientras, la segunda cuenta figura en el acta de inspección de 2005, con un saldo de 35.994,95 euros, y en la del año siguiente, con 135.799,33 euros.

Tres meses antes de que Hacienda, Bankia y la Fundación Caja Madrid -heredera de la obra social de la caja- firmaran esas actas, habían suscrito las diligencias de consolidación, que coinciden en su contenido.

Pero, además, en los documentos de Bankia entregados al juez, la entidad revelaba que durante las inspecciones realizadas hasta 2006 por parte de la Agencia Tributaria, el Departamento Fiscal, "únicamente en cuanto a su tratamiento tributario, tuvo conocimiento de las actuaciones tributarias realizadas en relación a la cuenta "Gastos de Órganos de Gobierno".

También destapaba una tercera cuenta "en relación con las tarjetas de consejeros ejecutivos y directivos al margen del circuito ordinario" cargadas a "Tratamiento Administrativo Circular 50/99", fueron "puntualmente, y frente a la práctica habitual", contabilizadas en la cuenta 6.124,02 "Gastos Reuniones Trab. Tarjetas empresas". En concreto, se refería a dos de ellos, Rodrigo Rato e Ildefonso Sánchez Barcoj, expresidente y ex director financiero de Caja Madrid, respectivamente, que cargaron en la citada cuenta 15.344 euros.