La banca mediana regional, abocada a fusionarse, según S&P

Sede del Banco de España. /Efe
Sede del Banco de España. / Efe

Liberbank, Unicaja o Ibercaja son algunas de las entidades que deberían concentrarse para conseguir que sus negocios sean rentables, anticipa la agencia de calificación

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

Aunque pueda parecer lo contrario, la banca no pasa por su mejor momento, en un contexto de tipos de interés en mínimos -el euríbor sigue anclado en el -0,19%- sin visos de que el BCE vaya a incrementar el precio del dinero a medio plazo. A falta de ingresos para sostener mejor su actividad, los bancos medianos, surgidos como consecuencia de la fusión de las antiguas cajas, no tendrán más remedio que consolidarse "para conseguir que sus negocios sean rentables". Así lo ha señalado la agencia de calificación crediticia Standard & Poor´s (S&P) en su informe sobre el sector financiero español en el que destaca que hay "varias firmas medianas, regionales, concentradas en sus territorios", que serían las aspirantes a protagonizar estos movimientos corporativos.

Se trata de bancos como Liberbank o Unicaja -con parte de su accionariado cotizando ya en Bolsa-, así como Ibercaja, unas entidades que tienen ante sí "la oportunidad de crear valor vía consolidación". Porque, a juicio de S&P, "el entorno de tipos bajos seguirá y hay que tomar decisiones al respecto". En cualquier caso, la agencia de rating considera que no se producirá una compra de alguno de estos bancos por parte de las grandes corporaciones, como Santander, BBVA, Sabadell o CaixaBank, sino que se tratará de integraciones entre las medianas.

Desde S&P consideran que "hay presión sobre las medianas" para que se fuionen y "puedan construir una institución más grande con recorrido a largo plazo". Aunque también son conscientes de que sus estructuras accionariales "limitan la posibilidad" de iniciar operaciones de este tipo. En muchos casos, como Kutxabank, se trata de entidades controladas por las fundaciones procedentes de las antiguas cajas de ahorros, un factor marcado por "el entorno político" de cada comunidad autónoma.

Cataluña, el principal riesgo para la banca

El informe de S&P también revela que, a pesar del buen momento que vive la economía española, la situación política por la que atraviesa Cataluña es el "principal riesgo bancario" al que se enfrenta el sector financiero. Así será "si hay una prolongación en la incertidumbre actual", porque hasta ahora el impacto del conflicto independentista "se ha centrado en la actividad de Cataluña", pero podría extenderse al resto de España. Por ello, "los bancos más expuestos a esta comunidad son los más vulnerables", indican fuentes de la firma de 'rating'. "Si Cataluña tiene más problemas, esas entidades van a sufrir más que el resto", afirman.

Sabadell y CaixaBank son los dos bancos con mayor presencia en Cataluña, ya que el riesgo de exposición a esa comunidad representa más de un 25% con respecto al mercado nacional en el primer caso, y más de un 20% en el segundo. En tercera posición, y muy cerca, se encuentra BBVA, con casi un 20% (sobre todo por la adquisición de Catalunya Caixa), y más alejados se sitúan Santander (en torno a un 15% de exposición a Cataluña), Bankinter (10%), Bankia (menos del 9%), Ibercaja (poco más del 6%), así como Abanca y Kutxabank (en torno al 5% en ambos casos).

Está previsto que S&P revise la calificación crediticia soberana del Reino de España el próximo 23 de marzo, y el mercado no descarta que ascienda un escalón, como ya ocurrió en enero tras la nueva nota otorgada por Fitch. Sin embargo, el 'rating' de Cataluña "podría evolucionar más lentamente" que el del resto de instituciones españoles si se enquista la crisis independentista.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos