La inflación se modera al 1,1% en abril por el abaratamiento turístico y el gas

La inflación se modera al 1,1% en abril por el abaratamiento turístico y el gas

Se trata de una décima menos que el mes anterior y se sitúa por debajo de la previsión del Gobierno del 1,4 para 2018

David Valera
DAVID VALERAMadrid

Los precios se moderaron ligeramente en abril al situarse en tasa interanual en el 1,1%, lo que supone una décima menos que el mes anterior y confirma el dato adelantado por el Instituto Nacional de Estadística (INE) hace unos días. Este pequeño descenso se produjo por el abaratamiento de los paquetes turísticos, ya que la Semana Santa cayó este año en marzo y no en abril, y de un menor coste del gas. De esta forma, el índice general vuelve a niveles de febrero y se sitúa por debajo de la media del 1,4% prevista por el Gobierno para 2018.

Los productos de la cesta de la compra que más influyeron en esta disminución del IPC fueron el ocio y la cultura, que redujeron su variación casi dos puntos y medio, hasta el -1,4%. Este comportamiento es consecuencia, en su mayor parte, de la bajada de los precios de los paquetes turísticos, frente a la subida registrada en 2017. Asimismo, hoteles, cafés y restaurantes, que presentaron una variación del 1,6%, seis décimas inferior a la del mes anterior, debido en su mayoría a que los precios de los servicios de alojamiento subieron menos en abril de este año que el mismo mes del ejercicio anterior.

Por último, también la vivienda, cuya tasa descendió dos décimas y se situó en el 0,8%, a causa del descenso de los precios del gas, que aumentaron el año pasado. Cabe reseñar también, aunque en sentido contrario, el incremento de los precios del gasóleo para calefacción, frente a la disminución de 2017, y la subida de los precios de la electricidad, que se mantuvieron estables el año anterior.

Por otra parte, entre los productos que más se encarecieron está el transporte, con una variación anual del 2%, seis décimas por encima de la del mes anterior, debido a que los precios de los carburantes y lubricantes suben más este mes que en abril del pasado año. Y eso a pesar de que no recoge el impacto de la subida del petróleo de los últimos días por la retirada de EE UU del acuerdo nuclear con Irán.

Además, alimentos y bebidas no alcohólicas, cuya tasa se incrementó dos décimas y se situó en el 1,6%. También las comunicaciones presentaron una variación anual del 2,8%, siete décimas superior a la del mes anterior, debido en su mayoría a la subida de los precios de los servicios de telefonía y fax, superior este año a la reflejada en 2017.

Positivo para la exportaciones

Los datos del INE muestran que la inflación subyacente (índice general sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) disminuyó cuatro décimas hasta el 0,8%, con lo que se sitúa tres décimas por debajo de la del IPC general. Este comportamiento implica una estabilización de los productos más volátiles como el petróleo que, sin embargo, en los primeros días de mayo ha experimentado un fuerte repunte que probablemente se reflejará en los datos de inflación del próximo mes. Asimismo, el IPC armonizado -homogéneo en toda la UE- se sitúa en el 1,1%, dos décimas por debajo de la registrada el mes anterior. Este descenso es positivo las exportaciones al ganar competitividad vía precios las empresas españolas

En cualquier caso, la inflación del 1,1% registrada en abril supone una pérdida de poder adquisitivo para los pensionistas, cuya prestación apenas se revalorizó el 0,25%, el mínimo que marca la ley por quinto año consecutivo. Este colectivo ya sufrió el pasado curso una importante reducción de su capacidad de compra de 1,75 puntos. Sin embargo, la presión de los pensionistas en las calles ha provocado que el Gobierno haya tenido que incluir en los Presupuestos una subida superior a la inflación de las prestaciones más bajas y ha pactado con el PNV una revalorización para el resto del 1,6% que evitaría la pérdida de poder adquisitivo.

Por su parte, los trabajadores logran una ligera recuperación de la capacidad de compra. La subida de sueldo pactada por convenio en abril fue del 1,56%. Es decir, más de cuatro décimas superior al 1,1% de la inflación. Sin embargo, los sindicatos consideran que la revalorización salarial debe ser superior en consonancia con el ritmo de crecimiento de la economía -próximo al 3%- para recuperar el poder adquisitivo perdido durante la crisis.

Temas

Ine, Ipc

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos