Hoy

vídeo

Mariano Rajoy. / Foto: Zipi (Efe) | Vídeo: Europa Press

Rajoy abre la puerta a una subida de impuestos

  • El presidente del Gobierno defiende mejorar la recaudación para reducir el déficit, pero rechaza un aumento de los tributos «más importantes»

  • Señala que España recuperará en el primer semestre de 2017 el PIB anterior a la crisis y ofrece "diálogo" y "consenso" a todos los partidos

"La mejora del mercado laboral permitirá aumentar la recaudación sin tener que subir los impuestos más importantes". Con esta afirmación el presidente del Gobierno dejó este miércoles por primera vez la puerta abierta a un incremento de algunos tributos para aumentar los ingresos y reducir así el déficit hasta el 3,1% el año que viene. Aunque de las palabras de Rajoy se deduce que no habrá modificaciones en la figuras más comunes, como el IRPF o el IVA, también dan una pista de por dónde pueden ir algunas de las medidas para acometer el ajuste presupuestario de al menos 5.500 millones que exige Bruselas para 2017. De hecho, fuentes gubernamentales afirman que las posibles modificaciones, que todavía están en estudio, afectarían sobre todo a la fiscalidad medioambiental.

Desde que la Comisión Europea pusiera como deberes a España rebajar el déficit estructural en cinco décimas el próximo año, el Gobierno siempre ha negado la vía de los recortes para lograrlo. Tampoco contempla subida de tipos en las principales figuras fiscales que afectarían a la mayor parte de los ciudadanos. Por ese motivo fuentes del Ejecutivo insisten en que el incremento de la presión fiscal que se pueda realizar irá dirigido a colectivos más reducidos y que disfrutan de margen fiscal como puedan ser grandes empresas.

De hecho, las compañías podrían verse afectadas por alguna nueva tasa verde, una tributación que Bruselas también pide elevar hasta alcanzar la media europea. También podría haber alguna subida en los Impuestos Especiales como alcohol o tabaco. Más difícil parece aumentar la fiscalidad de los hidrocarburos porque tendría muchos afectados.

En cualquier caso, desde el Ejecutivo insisten en que estas medidas no serían las principales para tratar de aumentar los ingresos. Y es que en el Gobierno siguen confiando en que el mayor crecimiento sea suficiente para cubrir gran parte del ajuste. En este sentido, Rajoy recordó hoy durante su intervención en el 4º Congreso Nacional de la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD) que todavía no se ha recuperado el nivel de recaudación anterior a la crisis. Pero también destacó que la mejora del mercado laboral, donde enmarcó el objetivo de alcanzar 20 millones de ocupados frente a los 18,5 millones actuales, podrá ayudar a mejorar los ingresos del Estado.

"Sin marcha atrás" en las reformas

El presidente del Gobierno también resaltó la importancia de mantener la política económica. Consciente de que algunas de las reformas aprobadas en los últimos cuatro años corren el peligro de ser derogadas en el Congreso gracias a la mayoría de la oposición, Rajoy lanzó un mensaje a esos grupos parlamentarios. "No se puede dar marcha atrás en las reformas económicas que se han aprobado", afirmó el líder del Ejecutivo. En su opinión, esos medidas han servido para que España salga de la crisis y crezca por encima de la media europea "y lo que funciona no se debe cambiar".

En este sentido, Rajoy advirtió de que si se suprimen las reformas aprobadas por su Gobierno por "puro prejuicio económico" habrá que afrontar un coste en términos de confianza "fuera y dentro del país", en referencia a la reacción de los mercados donde ahora España se financia a tipos muy favorables. El presidente aprovechó su intervención para ofrecer de nuevo a la oposición "diálogo, acuerdos y consensos" y reclamó que permitan "un Gobierno que pueda gobernar".

Una referencia a la necesidad de que los partidos apoyen los próximos Presupuestos, algo que de momento todos salvo Ciudadanos han afirmado que no respaldarán y que, llegado el caso, podría provocar nuevas elecciones. En ese clima de diálogo el presidente también situó la puesta en marcha el Pacto de Toledo con el objetivo de "garantizar las pensiones" y el diálogo social que se concertará en una reunión con patronal y sindicatos la próxima semana.

Rajoy presumió de los logros obtenidos por su Ejecutivo en los últimos años en materia económico. En concreto, recordó que España crecerá por tercer año consecutivo después de "cinco años de caída continuada del PIB". El líder del Ejecutivo explicó que en ese periodo de recesión España perdió "el 10% de su riqueza y millones de empleos". En este sentido, vaticinó que si la situación no cambia el próximo año se recuperará todo ese retroceso. "En el primer semestre de 2017 habremos recuperado el nivel del PIB de la etapa anterior de la crisis", auguró en línea con lo expuesto por el ministro de Economía, Luis de Guindos, en reiteradas ocasiones.