Hoy

«Sin cambios vamos a un conflicto social importante»

Tras las sentencias de la UE y de otros tribunales españoles parece que las relaciones laborales las diseñaran los jueces. ¿No desmerece la influencia y capacidad de presión de los sindicatos?

Sobre todo demuestra la incapacidad de la patronal y un abuso de la política, que ha entrado como elefante en cacharrería en esta materia. Pero también es cierto que no hemos tenido capacidad de reacción, ni quizás la estrategia adecuada. Además, con el nivel de desempleo y frustración existentes es muy difícil que el descontento se pueda materializar en grandes movilizaciones. Y lo que está claro por esas sentencias es que la reforma laboral ha sido una chapuza, entre otras cosas por las repercusiones que tiene sobre el sistema productivo al basar la competitividad en los bajos salarios.

Cuando se avecinan nuevos ajustes en España, ¿cree UGT que hay posibilidades de ahorrar o alguna vía para lograr más ingresos?

Desde luego, para recortar con UGT que no cuenten. Si alguien cree que se puede seguir ajustando en las políticas sociales, o en el empleo de la Administración, que no nos busquen en los despachos porque nos encontrarán en la calle. Lo que hay que hacer es actuar en la recaudación de impuestos, aunque antes se debe renegociar con la Comisión Europea para que la mejora de ingresos vaya a elevar el gasto.

¿Ve aún posible una opción de izquierdas para el Gobierno?

Quiero evitar la política partidista en UGT, pero el último discurso de investidura que hizo Rajoy fue un fraude a esa mayoría de ciudadanos que en las elecciones pidió cambios. Y si la nueva legislatura va de lo mismo que la anterior vamos a un conflicto social muy importante.