Hoy

Los ingresos familiares crecen por primera vez en EE UU desde la crisis

  • El ingreso medio de los hogares creció un 5,2% en 2015, pero la pobreza entre los hispanos se situó en un 21,4%, la segunda más alta tras el 24,1% de los negros

Los ingresos familiares aumentaron en 2015 en EE UU por primera vez desde el comienzo de la crisis económica en 2007, pero la pobreza entre los hispanos se situó en un 21,4%, la segunda más alta tras el 24,1% de los negros. El ingreso medio de los hogares creció un 5,2% en 2015, unos 2.800 dólares ajustados por inflación, hasta alcanzar los 56.500 dólares, informó hoy la Oficina del Censo.

Se trata de la primera subida en ocho años, tras la aguda crisis conocida como la Gran Recesión, pero el ingreso medio de los hogares todavía se encuentra un 1,6 % por debajo de los niveles de 2007. De este modo, parece comenzar a reflejarse la mejoría en los datos macroeconómicos, especialmente en lo que se refiere al empleo, en los bolsillos de los estadounidenses, tras varios años consecutivos de reducción o estancamiento.

La tasa de desempleo en EE UU cerró agosto en el 4,9%, próxima a los niveles considerados de pleno empleo por los economistas, después de rebasar el 1 % en plena crisis en 2010. Este alza se produjo de manera transversal en todos los grupos raciales, aunque con disparidades, ya que los hogares de los hispanos vieron crecer sus ingresos un 1,6%, los de los blancos un 4,4% y los de los afroamericanos un 4,1%.

Crecimiento "sólido"

Rápidamente, la Casa Blanca reaccionó a estos nuevos datos, que interpretó como una prueba del "destacable progreso que las familias estadounidenses han hecho a media que la recuperación continúa reforzándose", en palabras de Jason Furman, director del Consejo de Asesores Económicos del presidente, Barack Obama. Furman recalcó que el "sólido crecimiento en el empleo y la robusta expansión en los salarios reales sugiere que los ingresos continuarán elevándose en 2016, y avanzando en los progresos mostrados hoy".

También la tasa de pobreza mostró una notable mejoría en 2015, al ubicarse en el 13,5%, lo que supone 43,1 millones de personas, 3,5 millones menos (1,2%) que en el año anterior. La Oficina del Censo considera el umbral de la pobreza en un nivel de ingresos menor de 24.200 dólares al año para una familia de cuatro miembros. La pobreza entre la comunidad hispana cayó en un millón de personas, hasta los 12,1 millones, lo que representa el 21,4% frente al 23,6% de 2014. Solo es superada por la de los afroamericanos que, aunque vieron a su vez reducirse los niveles, de 10,8 millones a 10 millones, porcentualmente aún es superior, ya que pasó del 26,2 % en 2014 al 24,1 % de 2015.