Hoy

España, entre los países de la UE con el carburante más caro

Coche repostando en una gasolinera.
Coche repostando en una gasolinera. / Archivo
  • Guipúzcoa volvió a ser la más cara a la hora de calcular el precio de la gasolina 95; Vizcaya lidera la lista en lo que a diésel se refiere

El incremento del precio del crudo, que ha aumentado un 44% desde enero, se ha transformado en un repunte del coste de los combustibles en el primer trimestre del año. Se confirma, por ahora, el ‘efecto cohete’ por el que los carburantes suben aunque no suelen comportarse del mismo modo si el Brent cae –'efecto pluma'–. El precio antes de impuestos –los tributos se llevan más de un 50% de cada litro– aumentó un 9% en marzo, en más de 3,65 céntimos de euro; y el de la gasolina de 95 octanos lo hizo un 6,3%, en 2,77 céntimos, según el informe de supervisión de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Estos registros mensuales han provocado que España haya escalado varias posiciones, volviéndose a situar entre los países más caros de toda la Unión Europea a la hora de repostar. En el caso del gasóleo –el combustible más vendido del país–, ha subido cuatro peldaños, desde el noveno hasta el quinto puesto en el ‘ranking’ de precios comunitarios, sin cuantificar los impuestos: el litro de diésel se comercializa a 0,44 euros, sólo superado por Malta, Dinamarca, Grecia y Suecia. De media, supone una distancia de casi cinco céntimos por litro con respecto a la de la UE. Por su parte, el coste del litro de gasolina sin tributos asciende a 0,46 euros, con Malta y Dinamarca como países más caros; y marca una distancia de 7,6 céntimos de euro con respecto al resto de Estados comunitarios.

Los datos más actualizados de mediados del mes de abril, publicados la semana pasada por el Boletín de Productos Petrolíferos de la Unión, confirman la tendencia alcista en el caso de la gasolina, que se vende a 0,48 euros; aunque denota una ligera caída en el caso del diésel, hasta los 0,43 euros. Los países de la Unión Europea en los que los precios sin impuestos son los más baratos se encuentran en el Este del continente, aunque entre ellos se encuentra Reino Unido, la única gran potencia con costes mínimos en todos los tipos de carburantes. En la República Checa se vende el litro de gasolina a 0,33 euros, en Gran Bretaña a 0,34 y en Eslovenia a 0,35%. Si se comparan los datos del gasóleo, Eslovenia lo comercializa a 0,33 euros, Reino Unido a 0,35, Francia a 0,36 y la República Checa a 0,37 euros.

Además, el diferencial del margen bruto que aplican las estaciones de servicio en España –la cuantía que ganan directamente al vender los productos petrolíferos– ha aumentado un 27,6% y un 11,6% en gasolina y diésel, respectivamente, situándose en los 7,7 y los 5,8 céntimos de euro en cada uno de los casos. De este modo, la ganancia se encuentra en los 16,6 céntimos por cada litro de diésel, y de 16,9 céntimos en las gasolinas.

La provincia de Guipúzcoa volvió a ser la más cara a la hora de calcular el precio de la gasolina de 95 octanos, sin impuestos, seguida por las de Pontevedra y Orense. En el diésel, Vizcaya y Orense lideraron esta clasificación. Por su parte, los costes más bajos se encuentran en Lérida, Barcelona y Valencia.

Por tipos de operadores, Repsol mantiene el precio más caro del litro de diésel medio de toda España, con un coste de 1,007 euros, seguido por Cepsa, en cuyas estaciones también se superan los 1,005 euros. En el lado opuesto se sitúan las gasolineras de los hipermercados, donde todavía venden este combustible en torno a los 0,90 euros. En el caso de la gasolina, son los surtidores de BP donde su precio es más elevado -1,14 euros por litro-, seguidos por los de Repsol y Cepsa -1,13 euros, en cada caso-; mientras que en las estaciones de servicio de los grandes centros comerciales el coste medio se encuentra en los 1,05 euros.