Hoy

La luz ha subido un 10% esta legislatura por el alza de los costes fijos de la factura

Un consumidor observa su factura de la luz.
Un consumidor observa su factura de la luz.
  • La CNMC calcula que la electricidad vale ahora un 83% más que en 2003 por el déficit acumulado, las primas a renovables y los costes de distribución

El recibo final de la electricidad que cada mes pagan los usuarios se ha incrementado un 10,2% desde 2011, cuando comenzó la actual legislatura, hasta el primer semestre de este año. Cada hogar paga una media de 0,24 euros por kilovatio/hora consumido frente a los 0,21 euros que se pagaban hace cuatro años, según las estimaciones realizadas por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Además, el regulador calcula que la factura ha aumentado más de un 83% desde el año 2003, cuando se puso en marcha el inicio de la liberalización del actual modelo de sistema eléctrico en España. Hace 12 años, por cada kilovatio se pagaban 0,13 euros, lo que prácticamente supone la mitad de lo que se abona en estos momentos.

En los cuatro últimos años, la evolución del recibo ha pasado por varias fases y han sido varios los condicionantes que han determinado la evolución. Por ejemplo, el precio de la energía, que supone un 40% del total de la factura mensual, ha ido descendiendo mientras que el de los peajes -la parte fija- aumentó considerablemente hasta 2013 para después caer en los dos últimos años. La estimación de la CNMC determina que el recibo subió un 7,4% en 2012, bajó casi un 2% en 2013 y un 0,2% en 2014, y se ha incrementado un 4,8% en los seis primeros meses de 2015.

El propio regulador analiza las causas por las que se han registrado estas subidas de electricidad. Y lo achaca fundamentalmente a los costes fijos que se incorporan en la factura. En los cuatro últimos años, los peajes han pasado de representar un 40% del recibo de 2011 a un 43% en la actualidad. De ese porcentaje, la partida de costes que más dinero se lleva es la subvención que hay que pagar a las fuentes de energía de régimen especial -fundamentalmente, las renovables-, que suponen un 38,5% del total. Eso sí, hace cuatro años las primas a las energías limpias se llevaban un 41,5% de los peajes.

Lo que realmente ha subido en estos últimos ejercicios ha sido el impacto de ir amortizando el déficit de tarifa acumulado desde 2003 hasta 2013. Esta partida representa casi un 15% de los peajes, frente al 6,4% de hace cuatro años. Por primera vez en 2014, el año cerrará previsiblemente con un superávit de entre 550 y 600 millones, lo que aliviará el bolsillo de los ciudadanos al aprobarse una rebaja de la luz del 1% a partir de 2016. Pero hay que seguir pagando el déficit acumulado hasta ese año en las próximas facturas a largo plazo.

El informe de la CNMC recuerda que las cinco grandes compañías comercializadoras redujeron su cuota de mercado en tres puntos el año pasado, hasta el 77%. Al mismo tiempo, aumentó el número de empresas dedicadas a la venta minorista de electricidad, hasta las 90, frente a las 66 de 2013.