Hoy

El 'número dos' de Caja Madrid asegura que Blesa tenía el control de las 'tarjetas opacas'

Miguel Blesa.
Miguel Blesa. / Archivo
  • Sánchez Barcoj se muestra dispuesto a devolver los 484.200 euros que gastó, aunque considera que no actuó ilícitamente

El ex director financiero y ex 'número dos' de Caja Madrid, Ildefonso Sánchez Barcoj, se muestra dispuesto a devolver los 484.200 euros que gastó con las polémicas tarjetas de crédito de la entidad, aunque considera que no actuó ilícitamente porque estaban bajo control del expresidente Miguel Blesa.

"Jamás pude pensar que pudiera calificarse de esa forma las disposiciones autorizadas por la superioridad, que venía utilizando bajo su control", explica Sánchez Barcoj en un burofax remitido a la Fundación Caja Madrid.

Sánchez Barcoj fue el directivo que más uso dio a las tarjetas de crédito irregulares, que supuestamente estaban bajo su gestión, con las que más de 80 miembros de la cúpula de la entidad gastaron 15,2 millones entre 1999 y 2012. Sin embargo él se defiende y asegura que no diseñó las tarjetas, ni estableció su uso ni determinó el límite por el que podrían utilizarse, al tiempo que añade que la información sobre el uso que se hacía con ellas debía ser enviada a presidencia para su control.

Además, niega que las tarjetas se puedan considerar 'opacas' porque se emitían por el departamento de tarjetas de Caja Madrid, sus disposiciones constaban en contabilidad, se controlaban sus límites desde auditoría y se podían consultar sus movimientos. No obstante no hace ni una sola mención a que eran indetectables para la Agencia Tributaria y sostiene que él siempre consideró que el uso que hizo de la tarjeta estaba vinculado a su actividad y "jamás" nadie le advirtió de que su comportamiento podía no ser correcto a pesar del control que, según él, existía.

A pesar de todo ello y aunque considera que no les debe nada, se dirige a la Fundación Caja Madrid, la cual no sabe si le corresponde reclamar estas cantidades, para que le den un número de cuenta al que ingresar el dinero empleado o irá el 10 de octubre a consignarlo a un juzgado. Asegura también que ha puesto en venta ya una parte sustancial de su patrimonio y recuerda que renunció a reclamar una indemnización que, según él, le correspondía tras su cese en Bankia y que más que duplicaba el dinero que gastó con la tarjeta en 'b'.