Quintana: «Don Benito no puede perder ni un solo duro por el nombre de una calle»

José Luis Quintana, alcalde de Don Benito. En el círculo, plaza de García Sola. :: /HOY
José Luis Quintana, alcalde de Don Benito. En el círculo, plaza de García Sola. :: / HOY

El alcalde dombenitense no está de acuerdo con el criterio de la Diputación sobre la plaza García Sola, pero la cambiará para seguir percibiendo subvenciones provinciales

Rocío Romero
ROCÍO ROMEROBadajoz

El proyecto del presidente de la Diputación, Miguel Ángel Gallardo, de borrar los restos del franquismo entra en una nueva fase. El comité de expertos de la Diputación está respondiendo ya a las alegaciones presentadas por los alcaldes. Una de las primeras es la referida a Don Benito, cuyo alcalde, José Luis Quintana, no comparte la visión de la institución sobre la plaza García Sola. Sin embargo, eliminará el nombre para no perder las subvenciones.

La Diputación exige su cambio al considerar que su nombre se debe a quien fue director general de obras públicas en 1942. Sin embargo, la plaza debe su nombre al pantano del mismo nombre.

Más información

La alegación firmada por Quintana para mantener la plaza se apoya en varios motivos.El primero es que la iniciativa de poner el nombre surgió de las entidades culturales de la localidad. La segunda, que el Ayuntamiento la aprobó en enero de 1996. Esto es, en época democrática. La tercera, que la iniciativa contó con el apoyo de todos los partidos con representación en el Ayuntamiento. Y la cuarta, que la plaza García Sola se refiere al nombre del pantano y está situada en el barrio del Noque, donde las calles tienen nombres de ríos de la región.

La idea, añade, es que aparecieran también los nombres de los pantanos de la provincia y, por ello, la plaza comienza en la calle Orellana y termina en la calle Alange.

«Por lo tanto, el nombre de la ‘Plaza García Sola’ no puede considerarse que corresponda a ningún vestigio ni de la Guerra Civil ni del Franquismo», consta sobre la firma de Quintana.

El alcalde alegó que se debe al pantano y no al ingeniero, así como que se puso en democracia con el acuerdo de todos los ediles

A estas explicaciones ha respondido el comité de expertos, también por carta. «Se ha decidido no aceptar la alegación presentada (...). Así pues, al no haberse aceptado la alegación presentada el municipio que usted preside conserva vestigios de carácter franquista que deberá retirar en el sentido que se le indicaba». Le da un plazo de tres meses para retirar el nombre del callejero. La carta está firmada por el secretario del comité de expertos, Isidoro Bohoyo, y la presidenta del comité, la diputada de Cultura, Cristina Núñez. En ella no dan más explicaciones sobre por qué no aceptan las alegaciones, simplemente las deniegan. Este diario se dirigió ayer a la Diputación para preguntar por ello, pero rechazaron la posibilidad de explicarlo.

Acata, pero no comparte

Don Benito obedecerá la decisión y cambiará el nombre de la plaza, pero no porque su alcalde comparta que se trata de un vestigio franquista, sino porque no quiere perder las subvenciones provinciales.

El alcalde de Don Benito se reafirmó ayer en los motivos de su alegación, aunque acatará lo que determina el comité de expertos. Dice que aunque su ayuntamiento tiene músculo financiero (su prepuesto consolidado ronda los 30 millones de euros) no puede permitir que sus «vecinos pierdan ni un solo duro por el nombre de una calle». Sobre todo, se refiere a Conquista del Guadiana, un poblado de colonización de apenas un centenar de vecinos. «Esto ni tiene importancia ni afecta al día a día de los ciudadanos», dijo ayer, motivo por el que llevará el cambio de denominación al próximo Pleno. De momento, desconoce qué nombre elegirán, probablemente Puerto Peña, aunque lo consultará con distintos colectivos y con el cronista oficial de la localidad.

Alemania, Italia y Portugal

El alcalde admite que este caso de la plaza García Sola no tiene nada que ver con las calles Alemania, Italia y Portugal. El Pleno ya las ha redefinido como vías que homenajean a países de la Unión Europea. En su ayuntamiento comprobaron los diarios de los plenos y vieron que originariamente se pusieron en marzo de 1939, tal y como apuntaron los expertos. «Los motivos ponen los pelos de punta, eran tremendos y está más que justificado cambiarlas. Igual que si en Don Benito hubiera una calle Castejón, la quitaría sin haber presentado ninguna alegación».

José Luis Quintana rehuye la polémica con la Diputación y con su presidente, Miguel Ángel Gallardo, a la sazón, alcalde de la vecina Villanueva de la Serena y socialista como él. Quintana incide en que quien rechaza la alegación es el comité de expertos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos