La obra de Pepe Sefui quedará para el recuerdo

José Gallego, más conocido como Pepe Sefui, deja un gran legado artístico en Don Benito. :: hoy/
José Gallego, más conocido como Pepe Sefui, deja un gran legado artístico en Don Benito. :: hoy

Hombre polifacético e Hijo predilecto de Don Benito, trabajó desde su juventud en su localidad natal, a la que deja su legado

ESTRELLA DOMEQUE DON BENITO.

Arte y oficio. Dos palabras ligadas a la figura de José Gallego, Hijo predilecto de Don Benito que fallecía el pasado domingo a los 89 años. Aunque prácticamente nadie le reconocía por su nombre, sino por su apodo: Pepe Sefui. Y si arte y oficio lo definen como profesional, como persona, sus más allegados se quedan sin palabras.

«De Pepe se puede destacar sobre todo su dimensión humana y artística, el amor a su familia, la sencillez, la humildad, su cordialidad, la bondad que tenía, un hombre noble y siempre dispuesto y entregado a la sociedad, comprometido con su pueblo, con un espíritu de superación impresionante. Valores que desde mi punto de vista son dignos de emular por todos», explica Diego Soto, cronista oficial de la localidad que compartió muchos momentos con Sefui.

Fueron muchas las actividades, sobre todo aquellas artísticas, en las que participaba. Su implicación en ellas lo convirtieron en un personaje ligado al arte y a la cultura en Don Benito, gracias también a sus grandes cualidades artísticas. Y, como agradecimiento, en octubre de 2010 fue reconocido como Hijo predilecto, en un acto emotivo y con un salón de plenos abarrotado.

Sefui, con mono blanco, y sus colaboradores, en los 80
Sefui, con mono blanco, y sus colaboradores, en los 80

En su discurso señaló que tenía aún metas por cumplir, entre ellas, la de hacer una gran obra. Sin embargo, no parece que ésta fuese una tarea pendiente, viendo el legado que deja a su pueblo. Así, según recuerda Soto, realizó la reproducción de la fachada de la calle Groizard, las pinturas, en los años 50, en la cúpula de la iglesia de San Sebastián. Además del camarín de la Virgen de las Cruces y la cúpula de la ermita. «Obras muy importantes, con independencia de murales, orlas o carteles, incluso, cuando la cofradía de Nuestra Señora de la Soledad le entregó al Rey Juan Carlos I un título de Hermano Mayor honorario el pergamino que se le entregó lo hizo Pepe Sefui», añade el cronista oficial.

Pero si algo queda en el recuerdo, pese a que el fuego las devorara, son las más de una veintena de hogueras de San Juan que diseñó él y realizó con la entrega y pasión que le caracterizaba, junto a sus colaboradores, los 'Pirómanos de San Juan'. Hacía ya tres años que no participaba de forma activa en la creación, pero su legado aún seguía vivo.

«Era un hombre muy activo y trabajador, nuestra sorpresa era que de un día para otro cuando llegábamos a trabajar, llegaba ya con el coche cargado de molduras», recuerda Eduardo Viera, compañero de Sefui durante varios años en las hogueras. Unas obras siempre cargadas de actualidad, pero que sobrevivirán al fuego y al paso del tiempo con su recuerdo.

Hombre polifacético, porque era pintor, decorador, artista o escultor, que estuvo trabajando desde su juventud y prácticamente hasta el final. Comenzó en la Escuela de Artes y Oficios, donde aprendió junto al que consideraba como su segundo padre, Juan Aparicio. A partir de ahí, creció en torno a unas cualidades artísticas impresionantes, pero siempre en su localidad natal. «Si hubiese salido de Don Benito habríamos tenido un artista de talla mundial», afirma Soto.

Aquí, en Don Benito, forjó un taller en el que todos sus hijos están trabajando y ha evolucionado a empresa de decoración importante. Tal y como resume Soto, «se nos ha ido un gran artista, un gran trabajador, una buena persona, buen padre y buen maestro, por suerte tenemos bastantes recuerdos de él que nos ha dejado a lo largo de su vida».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos