Nace la Protectora Hachiko con el objetivo de ayudar a los perros más especiales

Blanca en el interior de una de las casas de Hachiko. :: e. d./
Blanca en el interior de una de las casas de Hachiko. :: e. d.

Colabora con la perrera de Don Benito en casos difíciles de animales enfermos o agresivos

ESTRELLA DOMEQUE

Hachiko fue un perro japonés de raza akita, recordado por su lealtad a su amo, incluso varios años después de la muerte de este. Era, sin duda, un perro especial. Casi 100 años después del nacimiento de Hachiko, Verónica, Lara y Laura han creado en Don Benito una protectora de animales que lleva su nombre. «No somos un refugio, somos una protectora con unas zonas para animales con perfiles especiales, que a lo mejor no tienen heridas por fuera, pero las tienen muy adentro», explica Verónica Gutiérrez.

Aunque era una idea que llevaban barajando desde hacía tiempo, no fue hasta la llegada de Blanca cuando se decidieron a llevarla a cabo. «Es una mastina que llevaba mucho tiempo en la perrera, salió de ahí, pero después de una semana regresó sin poder caminar», explican. Ahora necesitan ayuda económica para las pruebas que le tienen que realizar.

Desde la protectora colaboran directamente con la perrera de Don Benito, donde creen que hacen falta muchas mejoras, pero agradecen tanto a la perrera como al Ayuntamiento que les dejen colaborar con ellos. «Se nos ocurrió intentar ayudar y darles voz a esos casos más difíciles, normalmente perros grandes, enfermos o más agresivos, que al final lo que necesitan sólo es más tiempo», señala Laura Serna.

De esta forma nace la Asociación Protectora de Animales Hachiko, con cuatro espacios, antiguos gallineros, que han sido transformados en cuatro casas para perros. Cada una de ellas recibe el nombre de uno de los cuatro elementos: aire, fuego, tierra y agua. Un espacio sencillo, de paredes blancas y dibujos hechos a mano. «No le pedimos diseño a los albañiles, pero fue una sorpresa, ya que ellos mismos decoraron las instalaciones», apunta Lara Barquero.

Son sólo los primeros pasos de una protectora que quiere hacer visibles perros que muchas veces se vuelven invisibles. Llega ahora el momento de buscar socios y colaboradores, pero también de concienciar a la sociedad sobre el abandono animal, por ello entre sus objetivos próximos está llegar a los centros educativos con actividades educativas, lúdicas y de concienciación.

Fotos

Vídeos