Hoy

Un hombre de 75 años, acusado de ser el presunto homicida de Don Benito

Hasta el lugar de los hechos se desplazó una unidad especial de Policía Nacional.
Hasta el lugar de los hechos se desplazó una unidad especial de Policía Nacional. / E.D
  • El enfrentamiento, que acabó con un muerto y tres heridos, empezó con una riña por una multa de tráfico no pagada

La Policía Nacional ha detenido a dos varones y un tercero está identificado aunque sin localizar a raíz de la reyerta ocurrida en la localidad pacense de Don Benito el pasado domingo. Esta dejó un fallecido y tres personas heridas, dos de ellas de gravedad, a las que la Policía Nacional ha señalado como presuntas autoras de un homicidio consumado y otro en grado de tentativa.

Agentes de la Policía Nacional procedieron el domingo a la detención del posible autor de los disparos, R. V., de 75 años de edad, y al supuesto autor del posterior atropello de este, V. S., de 56 años. El hombre septuagenario está acusado de un delito de homicidio consumado por ser el presunto autor del disparo que acabó con la vida del fallecido, J. P., de 62 años, y otro en grado de tentativa. Mientras que al segundo, V. S., se le acusa de un delito de intento de homicidio, como supuesto autor de un atropello.

Ambos permanecen bajo custodia policial en la UCI del centro hospitalario en el que se encuentran ingresados, estables dentro de la gravedad.

La tercera persona implicada de forma directa en los hechos es un varón de 39 años de edad, hijo del presunto homicida y cuyas iniciales también son R. V., que habría iniciado la discusión. Esta persona ha sido identificada, pero se encuentra por el momento en paradero desconocido.

Relato de los hechos

La Jefatura Superior de la Policía Nacional en Extremadura emitió ayer una nota de prensa en la que explicó las investigaciones realizadas hasta el momento y el relato de cómo sucedieron los hechos.

La reyerta tuvo lugar en la calle Laguna, del barrio conocido como Las Malvinas, a la altura de unas viviendas sociales, sobre las 9.20 de la mañana del domingo. En ese momento, R. V., un hombre de 39 años y, según detalla la Policía, de etnia gitana, comenzó una discusión con V. S., varón de 56 años y perteneciente a otra familia.

Venta de un coche

Al parecer, la disputa estaba motivada por rencillas personales existentes entre ambos. Si bien fuentes cercanas a la investigación apuntan a que las relaciones entre ellos se habrían enturbiado en los últimos días a consecuencia de una multa de tráfico pendiente tras la venta de un vehículo.

Una vez iniciada la discusión, otras dos personas, M. S., de 50 años y que resultó herido leve, y J. P., de 62 años y que falleció, intentaron mediar en la pelea, momento en que el padre de R. V., de 75 años de edad, llegó al lugar y vio a su hijo enzarzado en la misma, por lo que entró en su domicilio, muy cercano a donde se encontraban estos, y salió empuñando un arma de fuego con la que disparó sobre J. P. Este recibió un impacto en el abdomen que a falta de conocer los datos de la autopsia podría ser la causa de su muerte. Aunque el fallecido presentaba también una herida por arma blanca.

Ante esta situación, V. S., uno de los que inició la discusión, se abalanzó sobre el autor de los disparos, recibiendo dos impactos de bala también a la altura del abdomen.

En este momento, y aprovechando la confusión, R. V., hijo de la persona que estaba disparando, se hizo con una especie de lanza de fabricación casera, con la que comenzó a atacar a los participantes en la reyerta, hiriendo a varios de ellos.

Acto seguido, el autor de los disparos intentó huir del lugar a la carrera, por lo que, según las primeras investigaciones, V. S., pese a estar herido de gravedad, subió a bordo de un vehículo y atropelló al agresor de 75 años. El coche usado puede ser un Renault Laguna, color gris plata, que se encontraría ya en dependencias policiales.

Balance

Como consecuencia de todo lo narrado, J. P., que fue herido por la lanza casera y recibió un impacto de bala, falleció a causa de la gravedad de las heridas; V. S. continúa ingresado con dos impactos de bala en el abdomen, de los que ha sido intervenido quirúrgicamente y se encuentra estable; y el varón de 75 años de edad atropellado se encuentra igualmente ingresado en el mismo centro hospitalario con politraumatismos y ventilación asistida.

Mientras, el herido leve, M. S., fue asistido por heridas de arma blanca en la espalda, por las que recibió varios puntos de sutura y fue dado de alta el mismo día del suceso. Además, varias personas fueron atendidas por crisis de ansiedad.

Tras lo sucedido, se activó un fuerte dispositivo de seguridad tanto en la zona como en las inmediaciones de los centros hospitalarios a los que fueron trasladados los heridos, con el objetivo de evitar posibles altercados. Agentes del Grupo de la Policía Judicial de Don Benito realizaban mientras tanto las gestiones de investigación oportunas para el total esclarecimiento de los hechos.

Durante la mañana del domingo se pudo ver a varios agentes en la calle Laguna, analizando varios vehículos y recogiendo posibles evidencias. Todo ello ante la atenta mirada de los vecinos, muchos de los cuales afirmaban que no se enteraron de lo sucedido hasta la llegada de los vehículos policiales y del personal sanitario del Servicio Extremeño de Salud y Cruz Roja, desplazados hasta esa zona.

Medidas de seguridad

Desde el primer momento se estableció un amplio dispositivo de Policía Nacional, Guardia Civil y Policía Local para garantizar la seguridad ciudadana en la zona. Durante los próximos días la calle Laguna estará vigilada por una Unidad de Prevención y Reacción (UPR) para evitar nuevos incidentes. En los alrededores del tanatorio donde fue trasladado el fallecido se encontraban ayer dos unidades de la Policía Nacional.

El alcalde de la localidad, José Luis Quintana, mantiene su llamamiento a la calma por los que considera unos hechos puntuales y felicita por su actuación a la Policía Nacional, la Policía Local y la Guardia Civil. «Hubo una magnífica coordinación, junto a la Delegación del Gobierno, y los problemas que se dieron en el Centro de Salud y en el hospital fueron atajados y resueltos por los distintos cuerpos de seguridad que intervinieron», indicó el primer edil.

Tras todo lo sucedido, la persona fallecida recibió sepultura ayer por la tarde. Al funeral asistieron familiares, amigos y allegados y se celebró bajo fuertes medidas policiales, si bien no se produjeron incidentes y la jornada transcurrió con total normalidad hasta el traslado al cementerio.