Hoy

Estrellas del rock en miniatura

Estrellas del rock en miniatura
  • La Sombra de Peter Pan, de cinco jóvenes de entre 9 y 14 años, sorprende con temas de Metallica o AC/DC

Ambiente de concierto, luces apagadas y todo preparado para empezar. Suenan los primeros acordes de Highway to Hell, la mítica 'Autovía al infierno' de AC/DC. Rock de los 70, para dejar sin voz a más de uno. Hasta aquí, todo parece normal. Si no fuera porque encima del escenario, al encenderse los focos, no se ve una escena de viejos rockeros, todo lo contrario. Están los chicos de La Sombra de Peter Pan y la media de edad del grupo no pasa de los 11 años.

Alejandro, Daniel, Pedro, Mario y Victoria pertenecen a la denominada generación Z, aquellos nacidos después de 1995. Si echamos cuentas, Cliff Burton, bajista de Metallica, llevaba muerto más de una década cuando Mario y Pedro, los más mayores, no habían soplado aún su primera vela. Pero estos chavales hablan de Metallica como el que ha crecido escuchando su música en directo. Al igual que si se les pregunta por Guns N' Roses, Bon Jovi, Nirvana o Extremoduro.

«Es la música que llevo escuchando en casa desde que nací», responde Mario a sus 14 años, evitando decir «desde pequeño», porque aún lo es. Todo ello, ataviado con una camiseta negra con el logo de Metallica y una melena que bien podría envidiar el mismísimo Robe Iniesta.

Llevan el rock en la sangre y la banda estadounidense es una de sus preferidas. ¿La canción favorita en el repertorio? 'Nothing Else Matters', responde el benjamín del grupo, Alejandro, que a sus 9 años ha heredado de su padre la pasión por la batería.

Hace sólo unos días, coincidiendo con las Ferias de Septiembre en Don Benito, se subieron al escenario del Recinto Arena Las Cumbres como teloneros de la banda grancanaria Efecto Pasillo. «La gente venía por ellos, pero no es lo mismo actuar ante 100 personas que 2.000, fue genial», explican. «Y el sonido era espectacular», añade Daniel.

«No es música para niños»

El deseo de Peter Pan hecho realidad: vivir siendo niños lo que miles de jóvenes, y no tan jóvenes, sueñan. No separarse de su sombra, para no tener que crecer y vivir sus sueños desde la perspectiva de un niño. En su caso, el sueño de subirse a un escenario delante de miles de personas, para pasar un buen rato juntos y haciendo lo que mejor saben hacer, música rock para todos los públicos.

Porque, que nadie se equivoque. La Sombra de Peter Pan no hace música para niños, sino que son niños que hacen música de mayores. Y eso, que en muchos de los bares que han actuado, por su edad, no podrían entrar de no ser porque son ellos los que ponen la banda sonora a esa noche. Aunque empiezan a convencer a sus amigos y compañeros, y muchos empiezan a cogerle el gusto. Pero no todos. «A mi abuela no le gusta esta música, es más de Manolo Escobar», bromea la vocalista, Victoria, de 11 años.

Un grupo de casualidad

El nombre de esta banda dombenitense bien podría ser toda una declaración de intenciones. Pero recuerden que la sombra del personaje de Disney sí quería crecer, por eso Peter huía de ella. «No sois como él, que no quería crecer, ¿no?», responden con un rotundo no. Aunque, uno de los padres, Juanlu, reconoce que «no estaría mal».

Ellos sí quieren crecer y tienen claro que lo quieren hacer en el mundo de la música. El grupo tiene algo más de un año de vida y bien podría llamarse 'Serendipia', esas cosas que se descubren sin que nadie las esté buscando. En otras palabras, una casualidad.

Su punto de partida fue la Escuela de Música Moderna Extremeña de Don Benito. En concreto, la asignatura llamada combo, en la que varios componentes deben unirse para formar un grupo. Al más puro estilo Metallica, que empezó sólo con dos miembros. En su caso fueron tres, Victoria, Daniel y Alejandro. «Ya sonaban bien entonces», recuerda uno de los padres, Sergio. Pero faltaba el bajo, entonces apareció Mario, primo de Alejandro. Y cuando tenían todos los instrumentos, llegó Pedro, el bajista del grupo, y Mario volvió a la guitarra eléctrica.

Y así, después de muchos ensayos, llegaron los primeros conciertos. «Ha salido sin buscarlo, de forma espontánea y casi sin querer», comenta Sergio, «ellos están muy ilusionados y los padres también». Ante posibles comentarios negativos sobre esta pasión rockera, afirman que para los pequeños es un juego, que se toman muy en serio a la hora de tocar, «son muy profesionales, pero luego sigue el juego».

Primera maqueta

Son el mundo al revés. También en su corta carrera, pues han empezado la casa por el tejado, subiéndose a un escenario sin tener ni siquiera un disco. Les gustan las versiones de los clásicos del rock, pero quieren dar el siguiente paso, que será la grabación de sus primeras canciones propias.

De hecho, ya tienen su primer tema, para el que aún no se han puesto de acuerdo con el nombre, pero sí con el estilo. «Tiene influencias de Guns 'N Roses, aunque claro no usamos el mismo lenguaje que ellos y es en español», comenta Mario. El objetivo es tener en breve una primera maqueta con cuatro o cinco canciones para que sus fans, que no son pocos, puedan escuchar su música en casa o en el coche, y no sólo en los conciertos.

Será un paso más para La Sombra de Peter Pan, a los que les gustaría actuar en la plaza de toros de Don Benito o el Hard Rock Café de Madrid. Pese a su corta edad, ya afirman que quieren vivir acompañados de música, «porque vivir de la música es jugársela, pero estaría bien», dice Pedro.

Sueños ambiciosos para estos rockeros bajitos que se citan con el Diario Hoy dentro de diez años. «¡Tendré ya 20 años!», exclama Daniel. Pasado ese tiempo, tienen claro que seguirán siendo La Sombra de Peter Pan y que esto no será sólo un bonito recuerdo.