Hoy

Santiago y Juan Manuel, dos profesores de acero

Ambos llevan más de ocho años dedicados a esta disciplina, ahora en la A.D. Triatlón Don Benito. :: cedida
Ambos llevan más de ocho años dedicados a esta disciplina, ahora en la A.D. Triatlón Don Benito. :: cedida
  • Fuera de las aulas estos dos docentes se dedican a otra de sus pasiones, el triatlón, modalidad en la que han llegado a completar un Ironman

Casi todos los superhéroes llevan una doble vida. Peter Parker, fotógrafo y científico, se convierte en Spiderman; o Bruce Wayne, empresario que se esconde bajo el traje de Batman. Personajes de cómic, pero que se encuentran también en la vida real. Santiago Martín-Romo y Juan Manuel Hidalgo se dedican a la enseñanza, pero cuando se enfundan el traje del triatlón, se convierten en Ironman, es decir, hombres de acero.

Santiago trabaja como profesor en un centro educativo en Villanueva de la Serena y Juan Manuel es maestro en Entrerríos. Y aunque no son superhéroes, han logrado la gesta de completar un Ironman, lo hicieron el pasado mes de agosto en la ciudad sueca de Kalmar.

Esta prueba está considerada como una de las más exigentes del triatlón. No obstante, se trata de una prueba de natación, ciclismo y maratón que se completa en una media de 12 horas. Pese a ello, Santiago le resta importancia, «es la prueba más larga del triatlón, no significa que sea la más exigente, cualquier prueba que tenga más de media hora de duración puede ser igual o más exigente».

El Ironman tiene los tres segmentos de cualquier triatlón. El primero de ellos consiste en nadar, en este caso en aguas abiertas, un total de 3,8 kilómetros, «aquí con temperaturas de unos 12 grados en el mar Báltico». Tras salir del agua, cambio de ropa y se coge la bicicleta para completar el segundo segmento. En este caso son 180 kilómetros, «en Kalmar, con un recorrido bastante llano y algo de viento». Por último, dejan la bici y se colocan las zapatillas para correr el último segmento de carrera, de 42 kilómetros, es decir, una maratón.

Tanto Santiago como Juan Manuel han logrado bajar de la media. El primero finalizó en 9 horas, 44 minutos y 29 segundos; tras completar el segmento de natación en 1:05:29; el de bicicleta en 5:12:32 y el de carrera en 3:16:21. Por su parte, Juan Manuel realizó la prueba en 11 horas, 16 minutos y 07 segundos; tras completar el segmento de natación en 1:13:22; el de bicicleta en 5:33:04 y el de carrera en 4:18:38.

Terminar es un logro

«Contentísimo con la marca, ya terminar una prueba de este tipo es un logro absoluto, porque pueden pasar mil cosas. El resultado final es un buen tiempo», afirma Santiago. Mientras que Juan Manuel se muestra «contento por haber terminado la prueba, aunque siempre queda un regusto de haber querido bajar tiempo, porque vienes con otro objetivo, pero en una prueba tan larga no sabes lo que te puede ocurrir».

En total, han sido ocho meses de preparación concreta para esta prueba, aunque en su caso, el tiempo se reduce por la vida deportiva previa de ambos. «Hace casi nueve años que empezamos a hacer triatlón, empiezas con triatlones más pequeños y un día te planteas hacer un Ironman, pero no puedes decir de la noche a la mañana 'Voy a correr un Ironman', sin hacer deporte, se necesitaría una planificación a largo plazo», advierte Santiago. A lo que Juan Manuel añade que «la locura sería embarcarse en una prueba como esta sin preparación».

Su entrenamiento comenzó el 1 de enero, con un programa de 32 semanas para conseguir finalizar «una prueba dura, pero que si la preparas de manera constante y planificada, no es una cosa de superhombres». Igual de importante es entrenar la mente, «la cabeza se tiene que mentalizar y es lo que más hay que entrenar, porque es la que manda al cuerpo y son muchas horas en soledad y de sufrimiento».

En este caso, la aventura ha sido en el extranjero, en Suecia, y es la primera prueba que completan de este tipo bajo el nombre de la franquicia, pero ya antes han completado la misma prueba en Ayamonte (2014) y en Vitoria (2015). Ahora, ya sin traje de superhéroe, les toca mentalizarse para la vuelta al cole.